CUENTOSSitaraMagazine

EL PAÌS INFELIZ

POR:ANA TERESA DELGADO DE MARÌN DIBUJO:TOMÀS ANTONIO MARÌN Había un país, que siglos atrás, años atrás, lo había tenido todo: prosperidad, riquezas, seguridad y lo más importante: gente bella, dispuesta a ayudar y a colaborar con todos. Los años pasaban y el país, al que llamaremos Altriz, cambiaba de mandatarios, pero muchos de ellos no supieron apreciar lo que tenían y poco a poco despilfarraban y pensaban más en ellos que en el pueblo. Los habitantes del país se empezaron a cansar y querían cambiar, y de pronto, del lado Obscuro, una región oculta, aparecieron algunos líderes que prometían villas, castillos y mejorías. Las personas del noble país cansadas, confiaron, pensando en un cambio positivo, y los del lado Obscuro de apoderaron de todo, gracias a la ingenuidad de los habitantes. Poco a poco, todo fue cambiando y Altriz, se inundó de tristeza, de inseguridad, de crímenes sin castigo, las riquezas fueron desapareciendo y sus habitantes se sumieron en la tristeza, en la desesperanza y lo peor de todo en la apatía… En un pequeño pueblo de Altriz,muy cerca de las montañas nevadas y rodeados de frailejones vivían 2 niños Asdrúbal y Alina, ellos eran creativos, inteligentes, estudiosos y sufrían al ver a su país sumido en la obscuridad, las fiestas navideñas se acercaban y ellos decían: - Asdrúbal, viene la Navidad, quiero un milagro, quiero que el Niño Jesús nos escuche y que Altriz sea próspero y feliz, como era antes según papà, mamà y nuestros abuelos Yo también Alina, vivimos asustados de que nos puedan robar, que algún día no podamos ni comer, o algo peor, ¿qué hacemos? Tener fe hermano, reunir a todos los niños del pueblo para que juntos elevemos una oración al Niño Jesús para que la claridad vuelva, para que Altriz brille de nuevo y salga de las tinieblas, vamos a reunirnos el 24 de Diciembre todos los niños a rezar, seguro seremos escuchados Y así fue en Nochebuena los niños del pueblo se encontraron para dirigir sus plegarias al Niño Jesùs,pidiéndole Paz,Seguridad,Abundancia y bienestar para Altriz y sus ruegos, se fueron elevando hacia el cielo lleno de estrellas fulgurantes. El día de Navidad amaneció brillante, los frailejones más grandes y hermosos, y las cumbres nevadas parecían agradecer al cielo, y los pobladores, no sólo de ese pueblo sino de Altriz entero amanecieron con deseos de cambio, de bienestar, decididos a salir adelante. A los pocos meses se eligieron a los nuevos gobernantes, quienes con cautela llevaron de nuevo a Altriz a la prosperidad, a la seguridad y jamàs se olvidaron de las necesidades del pueblo.


0 COMENTARIOS

AGREGAR COMENTARIO