El hip-hop de Casablanca llega a Cannes

El hip-hop de Casablanca llega a Cannes

Nabil Ayouch dice que apenas puede creer que su película, «Casablanca Beats», sea la primera película marroquí en casi 60 años que compite por la Palma de Oro en Cannes.

Es como si «fuera un niño y pasara por delante de una pastelería con un precioso eclair de chocolate en el escaparate que nunca me han dejado comer, y ahora por fin puedo», declaró el director a la AFP.

La suya es sólo la segunda película marroquí elegida para la selección oficial de Cannes, después de «Ames et rythmes», de Abdelaziz Ramdani, en 1962.

«Casablanca Beats», el séptimo largometraje del director franco-marroquí, trata de unos jóvenes que buscan una salida a través del hip hop.

«Tienen muchas historias que contar, pero no las herramientas para hacerlo», dijo Ayouch, de 52 años.

Está ambientada en Sidi Moumen, un barrio degradado que se hizo tristemente célebre en 2003 después de que un grupo de jóvenes radicalizados cometiera atentados suicidas en la ciudad, matando a 33 personas.

Ayouch no es nuevo en el barrio.

Su película de 2012 «Caballos de Dios», inspirada en una novela del pintor y escritor marroquí Mahi Binebine, seguía a dos hermanos desde su infancia hasta el día en que deciden convertirse en terroristas suicidas, y utilizaba actores no profesionales del barrio.

También rodó allí escenas de su éxito indie «Ali Zaoua: Prince of the Streets» allí más de una década antes.

En 2014, Ayouch fundó el Centro Cultural de las Estrellas en el barrio desfavorecido, que ofrece clases de música, danza y otras.

El cineasta dijo que el centro proporcionó la idea -y gran parte del elenco- para la ficticia «Casablanca Beats».

«Asistí a algunos talleres y fue realmente increíble verlos bailar y escuchar sus letras», recordó.

«Quería que todo el mundo escuchara lo que tienen que decir».

– Afrenta a los valores morales».
La participación de «Casablanca Beats» en el festival de Cannes, que se celebra hasta el sábado, ha sido ampliamente acogida en Marruecos.

Esto contrasta con su anterior película «Much Loved», una sincera visión de la prostitución en el país que desató la ira en Internet e incluso amenazas de muerte.

La película se presentó en Cannes en 2015, pero fue prohibida en su país, donde las autoridades consideraron que dañaba la imagen del país, además de ser «una afrenta a los valores morales y a las mujeres marroquíes».

«El episodio de ‘Mucho amor’ no está totalmente olvidado, pero las heridas han cicatrizado en gran medida y mi determinación está intacta», dijo Ayouch.

«Quiero que mis películas viajen, pero mi público natural es el marroquí», añadió.

«Los que dicen que me monto en la miseria de los demás no ven mis películas».

El director creció en Sarcelles, un suburbio parisino de clase trabajadora, y se enamoró de las películas de Charlie Chaplin y Terrence Malick a través del club de cine de su centro juvenil local.

A finales de los 90, con 30 años, se trasladó definitivamente a Marruecos y fundó su productora.

«Gracias al cine he podido encontrar Marruecos», explica a la AFP. «Quiero mostrarlo en toda su generosidad, diversidad y contradicciones».

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap