EL TATTOO COVER, ARTE EN EL ARTE. Se puede transformar un error en una obra de arte

EL TATTOO COVER, ARTE EN EL ARTE. Se puede transformar un error en una obra de arte

Germán Gamboa, es un artista del tatuaje venezolano. Amante de las artes, pasó su infancia y juventud haciendo dibujos en clases. Y aunque comenzó la carrera de administración y contaduría en la universidad, pronto entendió que su pasión son las diversas expresiones creativas. “Un día de clases común me encontré con un amigo que estudiaba diseño, y fue algo instantáneo para mí, a la semana dejé la carrera e inicié los estudios de diseño”.

Se tituló en el Instituto Diseño de Caracas, pero pronto se perfiló por el arte del tatuaje. “Cabe destacar que me hice mi primer tatuaje a los 14 años de edad, con el pasar del tiempo empecé a tatuarme en momentos que marcarán mi vida, siempre me han llamado la atención los tatuajes, sin embargo dejé que la vida me llevará al momento oportuno, me gradué como Ilustrador a finales del año 2015, no esperé mucho para hacer mi primer tatuaje profesional”.

EL TEMIDO COVER

??????????

Un tema importante en la actualidad son las coberturas, puede decirse que hay dos generaciones que se tatuaron escondidos o sin el menor afán de buscar a un profesional y los resultados fueron terribles, comenta Gamboa. “El arte de tatuar ha evolucionado a gran velocidad en los últimos años y han aparecido muchos artistas modernos, que generan piezas que pueden ser más atractivas que las del pasado y que, montadas encima, pueden salvar errores”.

El realismo es un estilo que ha logrado resultados muy exitosos en clientes que no estaban conformes con viejos tatuajes y decidieron taparlos e intercambiarlos por uno diferente; esto ha hecho un ruido en el mercado, y aunque a muchos artistas no les gusta realizar una cobertura por lo tedioso que puede ser, o por el hecho de tener que trabajar sobre una superficie que no esté libre. Lo interesante es que, si se logra adaptar la nueva pieza, el resultado es óptimo.

“Para realizar las coberturas hay que pasar por un proceso metódico, en el cual hay que estudiar bien el elemento que se usará para cubrir el anterior, y calcular al máximo todos los detalles importantes para obtener el mejor resultado. Una buena cobertura es el camuflaje perfecto; usando texturas, líneas y colores sólidos que permitan distraer al ojo del observador y solo apreciar la nueva pieza”.

 

Una cobertura puede ser un poco más tediosa que un tatuaje normal, ya que puede ameritar muchas más sesiones o mayor cantidad de tinta inyectada en la piel. Sin embargo, esto no implica que duela más, solo que por la dificultad de lo que se está buscando merece un poco más de trabajo.

“Hay coberturas muy difíciles de lograr, por no decir imposibles, y pueden haber modificaciones que puedan necesitar láser para remover o aclarar la cantidad de tinta en la piel, permitiendo así poder trabajar más fluido y tener un mejor resultado”. El uso del láser no 100% necesario al realizar una cobertura, pero es seguro que facilitará el proceso, ya que la exigencia de un cover implica tener que realizar un tatuaje más grande que el anterior o más oscuro, y esto impacta en tomar la decisión de hacerse una cobertura.

 

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap