Lema de Kim Jong Il; Considerar al pueblo como el cielo

Lema de Kim Jong Il; Considerar al pueblo como el cielo

Kim Jong Il (1942-2011), eterno Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea, tenía la máxima de “considerar al pueblo como el cielo”.

Comparaba al pueblo con el Dios, considerándolo el ser más valioso y fuerte en quien se apoyaba para resolver todos los problemas.

Las masas populares son las más respetables, grandes y hermosas por lo que son objeto de mi adoración y soy el servidor de ellas. Hay que florecer aun sobre la piedra si ellas lo desean; esto es mi lema de vida”, dijo.

Convencido de este lema de vida anteponía las demandas e intereses del pueblo a la hora de elaborar una línea y política o planificar una construcción.

Fue en marzo de 2006 cuando Kim Jong Il visitó el campo de construcción de la Central Hidroeléctrica de Samsu situado en la zona alpina septentrional del país.

Durante la audiencia sobre el proceso de la construcción se preocupó primero por las condiciones de traslado de los habitantes de la aldea a anegarse. Al informarse del plan de evacuación de miles de habitantes de manera de convivencia en aldeas cercanas, reprochó a los responsables diciendo que el pueblo es más valioso que decenas de miles de Kilowatios, había que preceder la construcción de viviendas propias de los habitantes y que las viviendas a construir debían ser más modernas que las anteriores. Así por las instrucciones de Kim Jong Il se antepuso la edificación de las viviendas para las familias a evacuarse a la de la central y éstas se trasladaron a las nuevas viviendas modernas.

La vida del Kim Jong Il se caracterizó por las infinitas direcciones en terreno en aras de la prosperidad del país y la felicidad del pueblo.

Su trayectoria cubre a más de 669 mil 844 kilómetros y el número de visitas, más de 14 mil 290 unidades.

Para él la dirección sobre el terreno era su modo de actividades políticas para apoyarse en las infinitas inteligencia y creatividad de las masas populares. A través de las visitas daba a conocer al pueblo la situación del país y las políticas estatales, apreciaba los logros alcanzados, aclaraba las vías de solución de los problemas y las medidas pertinentes. La convivencia con el pueblo y prestar oído a sus voces fueron claves importantes para reflejar sus aspiraciones e intereses en las líneas y políticas.

Su dirección sobre el terreno fue, además de un proceso de animar e impulsar al pueblo a la construcción una nación próspera, una trayectoria de amor y abnegación por el pueblo. En visitas a unidades militares, fábricas y aldeas rurales se preocupó ante todo por la vida de los militares y trabajadores y les resolvió los problemas con el amor paternal. Fue su amor al pueblo por los que los coreanos llevabaron cabalmente a la práctica las líneas y políticas presentadas por su líder con la convicción y la voluntad de cumplir infaliblemente cualesquiera tareas si éstas fueran el deseo y el propósito de su mandatario.

He aquí una de las razones de que la política de Kim Jong Il ha sido siempre la más poderosa y exitosa.

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap