APROXIMEMOS LA REUNIFICACION DE LA PATRIA CON LAS FUERZAS MANCOMUNADAS DE TODA LA NACION

APROXIMEMOS LA REUNIFICACION DE LA PATRIA CON LAS FUERZAS MANCOMUNADAS DE TODA LA NACION

Obra de KIM IL SUNG


(Discurso ante los delegados de la Conferencia Pannacional
18 de agosto de 1990 )


Para mí es un motivo de gran júbilo encontrarme con ustedes,
delegados de diferentes regiones de ultramar que han venido a la
Patria y participaron en la Conferencia Pannacional con el
ardiente deseo de su reunificación.
Ustedes son patriotas que en ultramar han venido luchando
con abnegación por la obra de la reunificación de la Patria,
anhelo de la nación. Desplegaron ingentes esfuerzos para
efectuar en Panmunjom la Conferencia Pannacional para la Paz
y la Reunificación de la Patria y para el exitoso desarrollo de
esta reunión.
Felicito calurosamente a ustedes, delegados, por la exitosa
realización de la Conferencia Pannacional gracias a sus
esfuerzos colectivos.
Esta asamblea que se celebró en el primer año de la década
de los 90, que nos infunde la esperanza en la reunificación de la
Patria, ha sido, al igual que la Conferencia Conjunta de los
Representantes de los Partidos Políticos y las Organizaciones
Sociales del Norte y el Sur de Corea, efectuada en 1948, una
reunión histórica, digna de escribirse con letra especial en los
anales de la lucha de nuestro pueblo por la reunificación de la
Patria.
El que esta vez los compatriotas del Norte, el Sur y de
ultramar se hayan reunido y examinado las vías y medidas
comunes de la lucha para acelerar el proceso de la reunificación
de la Patria por encima de las diferencias de ideología, ideal,
criterio político y de religión, constituye un evento de profunda
significación que ocurre por primera vez desde la división
nacional. La Conferencia Pannacional, que se convocó en medio
de un gran interés de los pueblos progresistas del mundo, mostró
de modo patente el ardiente anhelo y la inquebrantable voluntad

de reintegración de nuestra nación que, siendo una sola,

inseparable, desea vivir en una sola Patria unificada.
Aunque en la Conferencia participó por parte del Sur una
sola persona en calidad de representante de su Comité de
Promoción, del Norte y ultramar asistieron numerosos
representantes de diversas agrupaciones del movimiento por la
reunificación y otras personalidades que luchan para alcanzarla
de manera independiente y pacífica. Según estoy informado, en
la Conferencia participaron unas 200 delegadas, lo que es muy
loable.
En la reunión los delegados manifestaron sus apreciables
decisiones y adoptaron valiosos documentos para aproximar la
reunificación de la Patria. También se llevaron a feliz término
las diversas actividades que se organizaron antes y después de la
Conferencia. También la parte del Sur, si bien no pudo enviar
sus delegados en el número previsto, estuvo al tanto del
desarrollo de la Conferencia por conducto de la transmisión
radial y manifestó su activo apoyo al espíritu de la reunión.
Considero apreciable también este hecho.
Por lo general, la Conferencia se efectuó de acuerdo con el
anhelo y la expectativa de toda la nación por la reunificación y
los éxitos alcanzados son realmente grandes. Esto es motivo de
plena satisfacción para mí.
Tal como los delegados decidieron unánimemente en la
Conferencia, debemos culminar la histórica causa de la
reunificación de la Patria en la década de los 90.
Poner fin a la tragedia de la división de la Patria y
reunificarla constituye la tarea más apremiante que se plantea
ante toda la nación coreana.
Nuestra nación es homogénea, y a lo largo de los tiempos
vivió en armonía en un mismo territorio, creando su propia
cultura e historia. Fue dividida artificialmente por las fuerzas
foráneas, y a causa de sus maniobras obstruccionistas no ha
podido reintegrarse hasta hoy día. La división de la nación no
sólo causa incalculables desgracias y sufrimientos a todos los
compatriotas que residen en el Norte, el Sur y ultramar sino que
también constituye el principal factor que impide el desarrollo
unificado de la nación y el florecimiento y la prosperidad de la
Patria. La actual es la época de la independencia y las naciones
divididas van por el camino de la reintegración. En estas
circunstancias no hay ningún motivo ni condición para que
nuestra nación siga estando dividida. No podemos tolerar más
esta tragedia de la división nacional; tenemos que realizar lo
antes posible la causa de la reunificación de la Patria.
Reunificar la Patria es el anhelo unánime de toda la nación
coreana.
En la actualidad, entre los compatriotas del Norte, el Sur y
ultramar se eleva como nunca el ánimo para alcanzar esa meta.
El año pasado, la estudiante Rim Su Gyong, delegada del
Consejo Nacional de Representantes de los Universitarios del
Sur de Corea, visitó Pyongyang pasando la línea de la muerte,
acto que mostró al mundo entero cuán ardiente es el deseo de
reunificación de nuestro pueblo. Vino a Pyongyang tras hacer un
gran rodeo a causa de la barrera de la división, pero regresó por
Panmunjom según la decisión de su organización, arriesgando la
vida. Pese a ser una joven estudiante realizó una gesta
verdaderamente digna. Valorando altamente su acción patriótica
la llamé “flor de la reunificación” e “hija de Corea”.
Nuestra lucha por la reunificación de la Patria es sin duda
difícil, y no podemos esperar que el anhelo de reintegración de
nuestra nación se realice fácilmente.
Todavía hay bastantes fuerzas que obstaculizan la
reunificación de nuestro país.
Estados Unidos es la fuerza principal que la obstruye.
Ha ocupado militarmente al Sur de Corea y allí se
enseñorea. Tiene estacionados permanentemente más de 40 mil
efectivos y se apoderó del control del ejército surcoreano. Las
tropas norteamericanas estacionadas allí y el ejército surcoreano
integran las “fuerzas conjuntas surcoreano-estadounidenses” y
su comandante en jefe es un norteamericano. Un país que ha
perdido el control de su ejército no puede ser considerado como
Estado soberano. Se pretende que Corea del Sur tiene su
“presidente”, pero quienes tienen la facultad real para
entronizarlo o destronarlo son los norteamericanos. Como
demuestran los hechos históricos, ellos pueden destronar o
asesinar al “presidente” del gobierno títere que no les guste, y
colocar a otro.
El objetivo principal de la política de Estados Unidos con
respecto a Corea consiste en fabricar “dos Coreas” y tener a la
Corea meridional como su eterna colonia. La necesita
vitalmente como una importante base estratégica para realizar su
dominio sobre Asia y el resto del mundo. Como señalé hace
algunos años en la conversación con el redactor jefe de “Sekai”,
revista teórico-política de Japón, los norteamericanos
consideran a Corea del Sur como un sabroso pedazo de grasa y
no quieren soltarlo de sus fauces. Por eso es difícil la
reunificación de Corea.
También Japón constituye una fuerza considerable que
obstaculiza la reunificación de nuestro país. Se dice que ahora es
una potencia económica, pero tiene la ambición de hacerse una
potencia militar y política. Pregonando la “defensa de las vías
marítimas de 1 000 millas” los militaristas japoneses están
aumentando las fuerzas del “Cuerpo de Autodefensa”, sobre
todo marina. La “defensa de las vías marítimas de 1 000 millas”
que pretenden ellos, significa que Japón defendería el extenso
espacio marítimo y aéreo de la zona occidental del Pacífico,

comprendido en un radio de 1 000 millas de distancia desde
Japón, lo que en esencia quiere decir que bajo su área de
influencia entrarían las regiones de Asia y del Pacífico hasta
Singapur. Japón abriga la ambición de volver a ser el caudillo de
Asia y realizar el viejo sueño de la “esfera de coprosperidad de
la gran Asia Oriental”. Estados Unidos ayudó a Japón a ser una
potencia económica, pero cuando éste llegue a hacerse una
potencia militar es posible que muerda a Estados Unidos tal
como dice el refrán: “el perro muerde a quien lo crió”.
Japón cree que la reunificación de Corea constituye un
obstáculo para la realización de su ambición de ser caudillo de
Asia. Los reaccionarios japoneses temen a que nuestro país se
reintegre. Si el Norte y el Sur vuelven a unirse, nuestro país será
poderoso. Las economías de ambas partes, de juntarse,
alcanzarían un poderío extraordinario, y en cuanto a la
población el país contaría con no menos de 70 millones de
personas. Por este motivo, los reaccionarios japoneses no
quieren que Corea se reunifique. Llaman a la Línea de
Demarcación Militar de nuestro país “escollera anticomunista”
y dicen abiertamente que no se debe derribarla. Si en el futuro
Estados Unidos se retira de Corea del Sur, es posible que Japón
vuelva a penetrar allí.
Dado que los reaccionarios japoneses no han renunciado a
su ambición de volver a agredir a Corea, debemos seguir
elevando la vigilancia no sólo ante Estados Unidos sino también
ante Japón. Antes, cuando se realizaban las conversaciones de la
Cruz Roja del Norte y del Sur, hicimos ver a los delegados
surcoreanos la ópera revolucionaria Mar de Sangre y después
del espectáculo algunos de ellos preguntaron si había la
necesidad de hurgar en una historia ya pasada. Durante la Lucha
Revolucionaria Antijaponesa escribimos y escenificamos el
drama homónimo y la ópera en cuestión fue una adaptación que

se hizo bajo la orientación del camarada Kim Jong Il, del Comité
Central del Partido. La obra muestra la verdad histórica de que
donde hay explotación y opresión surge inevitablemente la
resistencia, y el espíritu revolucionario de independencia del
pueblo coreano que, lejos de doblegarse, se alzó contra la
agresión y la tiranía del imperialismo japonés. Aunque se trate
de un hecho del pasado, nuestro pueblo no deberá olvidar la
historia de martirio, testigo de insoportables sufrimientos que
experimentó bajo la dominación colonial del imperialismo
japonés.
Manteniendo a nuestro país bajo su ocupación durante 36
años, los imperialistas japoneses obligaron a los coreanos a
cambiar incluso sus apellidos por los japoneses e intentaron
que la nación coreana fuese asimilada por la japonesa, alegando
que ambas “integran una sola” y que provienen de un “mismo
tronco y raíz”. También gentes como Ri Kwang Su y Choe Nam
Son pregonaron que los coreanos y los japoneses son de un
“mismo tronco y raíz”. Mientras los reaccionarios japoneses no
renuncien a su designio de agredir nuevamente a Corea, nuestra
nación no debería relajar la vigilancia ante este hecho.
Las fuerzas que obstruyen la reunificación de la Patria
existen también en el seno de la nación.
No fue nada llana la trayectoria que tuvo que recorrer la
presente Conferencia desde su preparación hasta alcanzar un
resultado apreciable. Amplios sectores de compatriotas y
personalidades patrióticas del Norte, Sur y el ultramar apoyaron
calurosamente que en ocasión del 15 de Agosto se efectuara en
Panmunjom la Conferencia Pannacional para la reunificación de
la Patria, pero los escisionistas que no deseaban ver reintegrado
al país maniobraron en diversas formas para frustrar la
Conferencia. Al acercarse la fecha de su inicio, las autoridades
surcoreanas hicieron público el pasado 20 de julio un “anuncio

especial” acerca de la fijación de 5 días antes y después del 15 de
Agosto como período del “gran intercambio nacional” y
armaron un tremendo alboroto en torno a la “recepción de los
solicitantes de la visita al Norte”, el “intercambio de las listas” y
cosas por el estilo. Afirmando que habían recibido “solicitudes
de visita al Norte” por parte de 60 mil personas, trataron de
entregarnos la lista. Además de ser algo difícil que en tan sólo 5
días 60 mil personas pasaran por Panmunjom y visitaran el
Norte, en realidad las autoridades surcoreanas no tenían la
intención de que dichos solicitantes visitaran el Norte.
Efectivamente no permitieron que viajara al Norte a ningún
delegado de la parte Sur que lo solicitó para participar en la
Conferencia Pannacional. E incluso impidieron el viaje del
señor Paek Ki Wan que ya había sido invitado por nosotros y
expresó el deseo de visitar a Pyongyang durante el período del
“gran intercambio nacional”. En definitiva, el proyecto del
“gran intercambio nacional” de las autoridades surcoreanas no
fue más que una treta para frustrar a toda costa la Conferencia
Pannacional y calmar la opinión pública interna y externa que
exigía el viaje libre y la apertura total entre el Norte y el Sur.
A causa de las maquinaciones obstruccionistas de los
escisionistas internos y externos el camino de la reunificación
de la Patria está bloqueado por una serie de obstáculos y
dificultades. No obstante, esta tarea será realizada de modo
infalible.
Los compatriotas del Norte, Sur y ultramar, llenos de
convicción y unidos firmemente deberán alzarse en la lucha
nacional para aproximar la reintegración del país.
Para alcanzar la reunificación de la Patria es preciso
mantener de modo consecuente los tres principios: la
independencia, la reunificación pacífica y la gran unidad
nacional.

Estos tres principios constituyen el programa común de la
nación para la reunificación que fue acordado por ambas partes
y proclamado en el interior y el exterior del país.
En 1972, en ocasión de la entrevista que concedí al
representante del Sur que estuvo aquí para participar en las
conversaciones políticas de alto nivel entre el Norte y el Sur,
presenté los principios fundamentales que constituirían la base
de la solución del problema de la reunificación. Le expliqué que
la reunificación de la Patria debía alcanzarse según los
siguientes principios: Primero, de modo independiente, sin
depender de las fuerzas foráneas o de su intervención; segundo,
por vía pacífica, sin recurrir al uso de las fuerzas armadas, y
tercero, por medio de la promoción de la gran unidad nacional
por encima de las diferencias de ideología, ideal y régimen
social. El delegado de la parte surcoreana estuvo de acuerdo en
el acto con estos principios y los aceptó.
Con posterioridad, enviamos a nuestro representante a Seúl
con el fin de llegar a un acuerdo con la parte surcoreana en
cuanto a los tres principios de la reunificación de la Patria y su
proclamación ante el mundo. En aquella oportunidad, al
entrevistarse con nuestro delegado, el gobernante del Sur
manifestó su conformidad con dichos principios, pero dijo que
necesitaba estudiar más su publicación inmediata. Parece que
pensaba en consultar a los norteamericanos. En definitiva, el
Norte y el Sur llegaron oficialmente a un acuerdo en cuanto a los
tres principios de la reunificación de la Patria que habíamos
presentado y por fin el 4 de julio se publicó ante el mundo la
Declaración Conjunta del Norte y el Sur, cuyo contenido
principal lo constituyen estos tres principios.
Después de la publicación de este documento volvieron a
venir aquí varios delegados del Sur de Corea. En las entrevistas
que sostuve con ellos insistí en que el Norte y el Sur, en vez de
enfrentarse, debían unirse y cooperar. Les dije: Según las
informaciones, ahora en el Sur se lleva a cabo el “movimiento de
aldeas nuevas”, pero éste no puede realizarse si no se resuelven
de modo sustancial los problemas de vida de los campesinos,
limitándose a importar de Japón tejas plásticas para sustituir con
ellas los techos de paja de las chozas. Para hacer que los
campesinos vivan bien, es necesario efectuar obras de irrigación
de modo que recojan abundantes cosechas. Como nosotros
tenemos ricas experiencias en estos proyectos, vamos a
realizarlos en el Sur de Corea, para lo cual nosotros
invertiríamos la técnica y los materiales mientras el Sur
aseguraría la mano de obra. También podemos cooperar en la
pesca. En el mar frente a Sinpho abundan los peces porque es el
punto donde convergen la corriente fría que baja del norte y la
cálida que sube del sur. Hagamos que los pescadores de Corea
del Sur vengan a las zonas de pesca del Norte para capturar a sus
anchas. También les propuse explotar conjuntamente las minas.
Les dije: En el Norte de la República hay inagotables recursos
de subsuelo. En vez de importar los minerales de hierro de
lejanos países, ustedes podrían extraerlos en la parte Norte y
llevárselos. Al escuchar nuestra propuesta de cooperación ellos
la consideraron buena y dijeron que de regreso informarían de
esto a su “presidente”, y él estaría de acuerdo. Pero, al regresar
dijeron disparates, como que nosotros tratábamos de atraer a los
surcoreanos para suplir la mano de obra que no nos alcanzaba o
para “hacerlos rojos”.
Los tres principios: la independencia, la reunificación
pacífica y la gran unidad nacional, constituyen el más justo
programa para reunificar la Patria de acuerdo con el deseo y la
voluntad de nuestra nación.
Nadie podría oponerse a reintegrar el país siendo los
coreanos los encargados, sin la intervención de las fuerzas
ajenas, a alcanzarlo por vía pacífica, sin que peleemos entre los
miembros de la misma nación, ni a que culminemos esta causa
con la unidad de toda la nación, sin distinción de que sean
comunistas, nacionalistas o creyentes religiosos. Los tres
principios que planteamos hoy sirven invariablemente como
guía para el movimiento de reunificación de la Patria, como
programa común de la nación para alcanzarla.
Es preciso que nuestra nación alcance su reintegración sobre
la base de los tres principios: la independencia, la reunificación
pacífica y la gran unidad nacional.
Para solucionar el problema de la reunificación de la Patria
no deberíamos tratar de imitar a otros. Ninguna tarea puede
llevarse a buen término si se imita lo ajeno.
En todo el curso de la dirección de la lucha revolucionaria y
la labor de construcción procedimos siempre de modo
independiente y ejecutamos a nuestra manera todas las tareas.
Como digo siempre, después de la liberación la mayor
dificultad con que tropezamos en la construcción de la nueva
sociedad fue la falta de cuadros técnicos nacionales. En la época
de la dominación colonial del imperialismo japonés los coreanos
no tenían acceso a estudiar tecnología, aunque querían. En ese
período, en Corea del Norte no había ningún instituto
universitario y los japoneses no enseñaron a los coreanos las
materias técnicas. En el caso de las locomotoras, por ejemplo,
los maquinistas eran japoneses y los coreanos les servían sólo de
fogoneros. Como consecuencia de la dominación del
imperialismo japonés, después de la liberación en nuestro país
había apenas un poco más de 10 personas con instrucción
tecnológica universitaria y unos cuantos maquinistas de
locomotoras.
El que lográramos o no solucionar correctamente el asunto
de los intelectuales, se presentó como un problema muy serio,

decisivo para la construcción exitosa de la nueva sociedad. Por
supuesto, las principales fuerzas motrices de nuestra revolución
son la clase obrera y el campesinado. No obstante, sólo con ellos
no es posible llevar a buen término la lucha revolucionaria y el
trabajo constructivo. En estos procesos, los intelectuales
desempeñan un papel tan importante como el de los obreros y
los campesinos. Por este motivo, al fundar el Partido los
definimos, junto con los obreros y los campesinos, como fuerza
motriz de nuestra revolución. En el emblema de nuestro Partido
están dibujados el martillo, la hoz y el pincel que simbolizan,
respectivamente, a los obreros, campesinos y los intelectuales
trabajadores, integrantes de su militancia.
Hubo quienes se opusieron a que consideráramos a los
intelectuales una fuerza motriz de la revolución, pero, sin
importarnos lo que dijeran esas personas, decidimos proceder a
nuestra manera y adoptamos enérgicas medidas para resolver el
problema de los intelectuales. Procuramos que se reunieran los
que se encontraban dispersos en diferentes partes. En ese
período, también del Sur vino un buen número de ellos. Al pasar
a nuestro lado dijeron: “Shyngman Rhee sirve de lacayo a
Estados Unidos, pero el General Kim Il Sung liberó nuestro país
y construye una nueva sociedad de manera independiente. Todas
las personas que aman al país tienen que ir adonde está él”.
Entonces vinieron del Sur no sólo los sabios sino también
numerosos artistas. Apoyándonos en ese cimiento de
intelectuales procedentes de todas las partes del país, abrimos en
Pyongyang una escuela especializada y también fundamos una
universidad. Por otra parte, al llevar a cabo en el sector
ferroviario el Movimiento Kim Hoe Il promovimos el transporte
y formamos a numerosos maquinistas.
De hecho partimos de cero, pero hoy contamos con un gran
contingente de casi un millón 500 mil intelectuales formados
por nosotros mismos. Ahora ellos, personas de 40 a 69 años,
están trabajando a plena capacidad, pasando incluso noches en
vela para la construcción socialista. Por poseer el gran
contingente de intelectuales podemos acometer cualquier
proyecto si lo decidimos. Tenerlo constituye nuestro mayor
tesoro y alto orgullo. La realidad testimonia de modo patente
cuán justa es la política de nuestro Partido de ir resolviendo el
problema de los intelectuales a nuestra manera.
También a nuestra manera llevamos a cabo la revolución
democrática y la socialista y estamos construyendo el
socialismo. Por supuesto, no es que por proceder así en el
proceso revolucionario y el constructivo no nos hayamos valido
en absoluto de las experiencias de otros países. Aceptamos las
valiosas, pero no de modo mecánico. Siempre digo a nuestros
funcionarios que es necesario aprender de las experiencias
ajenas, pero hay que analizarlas con atención para ver si
corresponden o no a la realidad de nuestro país y a los intereses
de nuestra revolución; y que las cosas de otros hay que
masticarlas para tragarlas si son buenas o escupirlas en el caso
contrario. Como nuestros funcionarios han sido formados en
este espíritu revolucionario de independencia, en ninguna tarea
miran a otros o imitan a ciegas lo ajeno, sino trabajan de manera
creadora confiando en sus propias fuerzas y de acuerdo con la
realidad concreta del país.
Considero que el camino para solucionar a nuestro modo el
asunto de la reunificación de la Patria en conformidad con las
exigencias de nuestra nación y la situación real de nuestro país,
es precisamente fundar la República Confederal Democrática de
Coryo sobre la base de los tres principios: la independencia, la
reunificación pacífica y la gran unidad nacional.
Ahora, en Corea del Sur, la Federación Nacional de
Movimientos por la Democracia, el Consejo Nacional de

Representantes de los Estudiantes Universitarios y otras
organizaciones progresistas y amplios sectores de la población
luchan bajo la consigna de la soberanía, la democracia y la
reunificación de la Patria, consigna que es muy justa. La
soberanía significa poner fin a la dominación estadounidense
sobre el Sur de Corea e independentizar esta sociedad; la
democracia quiere decir oponerse a la dictadura fascista militar
y democratizar la sociedad surcoreana; y por reunificación de la
Patria se entiende reintegrar el país por la vía pacífica en alianza
con los comunistas del Norte. Es imposible que el Norte o el Sur
se trague al otro o se deje tragar y además no hay necesidad de
provocar una guerra fratricida en que los miembros de la nación
se maten unos a otros. Para reunificar el país por vía pacífica no
hay otro camino que el de la alianza del Norte y del Sur.
Nuestro proyecto de reunificación por el sistema confederal
es apoyado tanto por los habitantes de Corea del Sur como por
los compatriotas de ultramar.
El año pasado, al conversar con una personalidad
democrática surcoreana, el pastor Mun Ik Hwan que estuvo en
Pyongyang, le expliqué nuestro proyecto de fundación de la
República Confederal Democrática de Coryo. Entonces le dije:
Ahora en el Norte existe el régimen socialista y en el Sur el
capitalista, pero no tenemos la intención de imponer nuestro
régimen al Sur de Corea. Nuestro proyecto de fundación de la
República Confederal Democrática de Coryo prevé dejar
intactos los dos regímenes existentes en el Norte y el Sur según
el principio de la coexistencia, instituir la asamblea confederal
nacional suprema y como su organismo permanente el comité
permanente confederal, donde ambas partes tendrían igual
participación, y bajo su jurisdicción las dos partes aplicarían la
autonomía regional. Y que el jefe del Estado unificado podría
llamarse presidente o de otra forma y su cargo sería asumido por

el Norte y el Sur alternativamente por períodos de un año. El
Estado confederal, evitando ser satélite de otro país, debe ser
neutral y actuar de manera independiente. Después de escuchar
nuestra explicación el pastor Mun Ik Hwan expresó que este
proyecto es un magnífico plan de la reunificación. Como él y yo
teníamos idénticos criterios en cuanto a la reunificación de la
Patria no era necesario hablar mucho.
Cuando él iba de regreso le visité en su residencia y
manifesté mi preocupación por su seguridad porque las
autoridades surcoreanas habían declarado que lo arrestarían. El
dijo que tal vez tendría que estar encarcelado durante algunos
meses. No bien llegó a Corea del Sur las autoridades lo
detuvieron en el mismo aeropuerto y lo condenaron a 7 años de
encarcelamiento. Imponer tal sentencia a un hombre viejo de
más de 70 años de edad significaba, en definitiva, enviarlo a
morir en la cárcel. La imposición de una pena tan dura al pastor
Mun Ik Hwan prueba que las autoridades surcoreanas son
indeciblemente crueles.
No tenemos la intención de imponer al Sur nuestra ideología
y nuestro régimen. Ambas partes no pueden reunificarse si
tratan imponerse sus ideologías y sistemas recíprocamente. Si
nosotros imponemos al Sur nuestra ideología y nuestro régimen,
será imposible alcanzar la reconciliación y reintegración de la
nación, al contrario, crecerán las fuerzas que se opongan a la
reunificación. En actualidad, Estados Unidos, Japón, Francia,
Alemania Occidental, Canadá y otros países tienen invertidas
importantes sumas de capital en Corea del Sur. Si nosotros
tratamos de implantar allí el régimen socialista se nos opondrán
los capitalistas que hicieron inversiones y la misma actitud
adoptarán los capitalistas nacionales.
El Estado unificado, de forma confederal, tiene que ser
neutral. Geográficamente, nuestro país se encuentra entre
naciones grandes como la Unión Soviética, China y Japón. Las
dos primeras son socialistas y la última capitalista. Bajo la
condición de reunificar el Norte y el Sur con diferentes
ideologías y regímenes sociales, el Estado confederal no deberá
ser satélite de la Unión Soviética ni de China, países socialistas,
ni tampoco de Japón o de Estados Unidos: que son naciones
capitalistas. El tendrá que ser neutral y progrese de manera
independiente.
También las gentes de otros países apoyan esta idea. Hace
algunos años, al visitar a nuestro país el Sr. Kreisky, quien fue
canciller de Austria, me manifestó su total apoyo a que la Corea
reintegrada se hiciera un Estado neutral. Refiriéndose a la
experiencia de cuando hiciera de su país un Estado neutral dijo
que la tarea no resultó nada fácil. Expresando su opinión de que
mientras Reagan fuera presidente de Estados Unidos sería difícil
que Corea se reunificara y se convirtiera en un país neutral, y
que posiblemente la situación cambiaría algo si se eligiera para
ese cargo a una persona que supiera aplicar una política flexible.
Entonces yo le afirmé que independientemente de quién fuese el
presidente de Estados Unidos, estábamos dispuestos a reunificar
el país con nuestras propias fuerzas y lo haríamos neutral.
La Unión Soviética y China estarían de acuerdo con que
nuestro país se hiciese neutral después de reintegrarse. En
cuanto a Japón independientemente de cómo pensara por dentro,
no podría oponerse de modo abierto. De ir bien las cosas, se
podría lograr que también Estados Unidos estuviese de acuerdo.
Sería aconsejable que los compatriotas residentes en este país
que participaron en la Conferencia Pannacional, de regreso
expliquen convincentemente a los norteamericanos que nosotros
no vamos a comunistizar en absoluto a Corea del Sur, que no
vamos a confiscar su capital invertido allí y que pensamos en
fundar un Estado confederal y hacerlo neutral.

Para realizar la reunificación de la Patria mediante la
fundación de la República Confederal Democrática de Coryo, es
preciso frenar y frustrar la maquinación de los escisionistas para
fabricar “dos Coreas”.
Hoy, en Corea del Sur algunas personas, opinando que en
un país puede existir solamente un régimen social, insisten en la
“reunificación de los regímenes sociales” que consiste en
alcanzar este objetivo con el método de extender el régimen
social de una parte a la otra. Esto no es realizable en las
condiciones reales de nuestro país. No cederemos a nadie el
régimen socialista que implantamos en el Norte de la República.
En esencia, la teoría sobre la “reunificación de los regímenes
sociales” tiende a perpetuar la división del país y a fabricar “dos
Coreas”.
En el movimiento para la reunificación de la Patria tenemos
que plantearnos como la tarea primordial luchar contra la
maniobra de los escisionistas de dentro y de fuera para fabricar
“dos Coreas”. De tolerarla se fijará la escisión de la nación y se
dejará el Sur de Corea como una eterna colonia de Estados
Unidos. Y esto significaría cometer un crimen ante la historia.
Tendremos que seguir enarbolando la consigna: “¡Corea es
una!”.
Con miras a realizar la obra de la reunificación de la Patria
toda la nación debe formar un amplio frente unido y luchar
uniéndose sólidamente.
Reunificar la Patria es una obra de toda la nación para
realizar su anhelo y exigencia y el sujeto de este movimiento es
toda la nación coreana. Para alcanzarla deben incorporarse a este
movimiento todos los integrantes de la nación, sin distinción de
que residan en el Norte, el Sur o en ultramar, y deben unirse
compactamente como un sólo hombre, según el principio de la
gran unidad nacional, sobreponiéndose a las diferencias de
ideología, ideal, criterio político y creencia religiosa. Hay que
poner naturalmente las exigencias e intereses comunes de la
nación por encima de los de las determinadas clases o capas
particulares y someterlo todo a la obra de la reunificación de la
Patria.
Desde el primer día de la división del país hemos venido
insistiendo en reintegrarlo con los esfuerzos mancomunados de
toda la nación. A raíz de la liberación un gran número de
personalidades surcoreanas que, si bien tenían ideologías y
criterios políticos diferentes a los nuestros, pelearon con
abnegación por la unidad y reintegración de la nación en
respuesta a nuestro llamamiento. En aras de esta causa el señor
Ryo Un Hyong luchó hombro a hombro con nosotros hasta que
fue asesinado por los enemigos. Estuvo aquí varias veces para
verse con nosotros y en una ocasión dijo que enviaría a sus hijos
al lado del General y nos rogó darles una buena instrucción.
Cumpliendo nuestro deber con él nos encargamos de criarlos y
educarlos e incluso enviamos a las dos hijas a estudiar en el
extranjero.
También la edificación de la nueva Corea democrática que
emprendimos después de la liberación, la llevamos a cabo con
los esfuerzos mancomunados de todo el pueblo, aglutinando las
fuerzas patriótico-democráticas. En el discurso pronunciado en
la concentración de masas de la ciudad de Pyongyang, efectuada
a raíz de la liberación para darme la bienvenida, exhorté a
contribuir a la construcción del país con fuerzas, conocimientos
o dinero, quienes los tuvieran, y a unirse firmemente todos los
que amaran a la nación, al país y a la democracia para levantar
un Estado democrático, independiente y soberano. Nuestros
funcionarios grabaron en una lápida el texto del discurso que
pronuncié entonces y la situaron al lado del Arco Triunfal. Será
aconsejable que ustedes vayan a verla.

Queremos unirnos con todas las personas de diferentes
clases y sectores que aspiran a la reunificación de la Patria.
Aunque se trate de capitalistas surcoreanos, vamos a aliarnos
con ellos si apoyan esta obra. Nosotros no nos oponemos a los
capitalistas nacionales sino a los elementos proyanquis y
projaponeses que traicionaron a los intereses de la nación, y a los
capitalistas entreguistas que en contubernio con las fuerzas
foráneas obstruyen la reunificación.
Todos los coreanos que aspiran a la independencia y a la
reunificación deben unirse bajo la bandera de la gran unidad
nacional y contribuir a la obra de la reunificación de la Patria
con las fuerzas, con el saber o con el dinero que posean.
Espero que todos los delegados aquí presentes, sosteniendo
todavía más alto la bandera de la gran unidad nacional, de la
reunificación de la Patria, y luchando con abnegación, se hagan
genuinos patriotas de Corea, combatientes para la reunificación
de la Patria.
Para servir a esta causa, los coreanos que residen en el
extranjero tienen que conocer bien la Patria y sentir dignidad y
orgullo por ésta y su nación.
Entre ellos es posible que haya quienes no hablen
fluidamente el coreano por estar viviendo mucho tiempo en el
extranjero, pero pese a esta dificultad lingüística no deben
perder el espíritu del coreano ni olvidar a la Patria en absoluto.
Aquí, en la Patria, el pueblo logró construir
irreprochablemente el socialismo a nuestro estilo a costa de
ingentes trabajos que realizó bajo la dirección del Partido y con
el espíritu revolucionario de apoyarse en sus propias fuerzas y
de luchar con tenacidad. En nuestro país, donde está
materializada la idea Juche, las masas populares son auténticas
dueñas del Estado y la sociedad y les sirve todo lo que hay en
ésta. Todo el pueblo está aglutinado compactamente en torno al
Partido con una sola voluntad y propósito y todos disfrutan por
igual de una vida feliz, sin ninguna preocupación por comer,
vestirse y alojarse y sin diferencia entre ricos y pobres. Aquí el
pueblo, como creador y beneficiario de la cultura, se disfruta a
sus anchas de abundantes actividades culturales y artísticas.
El pasado 15 de Agosto vi la representación artística
conjunta de los niños de los jardines infantiles y dije que se
programara este espectáculo también para ustedes. Los niños
que actúan son hijos e hijas de obreros y campesinos y es muy
alta su maestría artística. Como dije también a la escritora de
Alemania Occidental Luise Rinser, quien vio el espectáculo
conmigo, sólo bajo el régimen socialista es posible que el talento
artístico de los niños se despliegue tan plenamente. Esto es
imposible en la sociedad capitalista. Allí los hijos e hijas de
familias ricas no se empeñan en aprender el arte, mientras que
los de familias pobres, aunque quieren, no pueden estudiarlo por
falta de recursos. Sin embargo, bajo el régimen socialista está
abierto un ancho camino ante todos los niños para poder
desarrollar plenamente sus talentos. En nuestro país no se
escatima nada para los niños. En el caso de los cuádruples que
actuaron en el programa, el Estado construyó para ellos una
vivienda individual de dos pisos y les designó expresamente una
educadora y un médico.
A través de sus propias experimentaciones prácticas nuestro
pueblo ha llegado a comprender profundamente que nuestro
socialismo es incomparablemente más ventajoso que el
capitalismo.
Se afirma que en el mundo capitalista Estados Unidos está
considerado como país desarrollado, pero es un país podrido y
enfermo, donde hay mucha diferencia entre los ricos y los
pobres y graves desigualdades sociales, y donde prevalecen
todos los males sociales. En ese país, los ricos disfrutan de una
vida de lujos, pero también pululan personas hambrientas y que
deambulan por las calles por no tener hogar. En ese país es
donde hay más asesinatos y asaltos, drogadictos y alcohólicos.
Donde más prolifera el SIDA es en Estados Unidos. La
democracia norteamericana no es para las masas populares sino
para la minoría de las capas privilegiadas. Aquí están presentes
también los compatriotas que residen allí y creo que ellos
conocen mejor que nosotros la realidad de ese país. Abrigar
ilusiones acerca de Estados Unidos y tratar de imitar su
democracia es algo estúpido.
En los últimos tiempos, tras una serie de acontecimientos
imprevistos en algunos países socialistas, en el escenario
internacional los imperialistas norteamericanos se portan con
más arrogancia y descaro. Quieren controlar el mundo a su
antojo, actuando como gendarmes internacionales.
En el presente, los imperialistas, sobre todo los
norteamericanos, esperan que también en nuestro país sople el
viento de liberalización y haya disturbios como en otros países,
pero aquí no ocurrirán semejantes cosas.
Es sólida la Patria socialista del Juche. Se mantiene
imperturbable ante cualquier viento porque el Líder, el Partido y
las masas están unidos inquebrantablemente con una sola idea y
una sola voluntad. Nuestro pueblo tiene elevado orgullo por
haber construido con sus manos el socialismo a nuestro estilo y
está plenamente dispuesto a defender la Patria socialista del
Juche.
Estoy seguro de que también ustedes harán esfuerzos
tesoneros para defender esta Patria y por aproximar la
reunificación del país por vía pacífica y de modo independiente.

Fuente:  Embajada RDP de Corea en Venezuela

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap