GANADORES Y PERDEDORES .LA GEOECONOMIA EN 2025 POR Prof. Dr. Luis Mata Mollejas (*) Dr. Dr. Kasim Asker Hasan (**)

GANADORES Y PERDEDORES .LA GEOECONOMIA EN 2025 POR Prof. Dr. Luis Mata Mollejas (*) Dr. Dr. Kasim Asker Hasan (**)

(*)   Presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas de Venezuela y Coordinador del Doctorado en Economía de la UCV, Caracas

(**)       Embajador de la República de Irak en Caracas y en Cuba y Doctor y Postdoctorado en Economía de la UCV y Doctor en Ingeniería en la Universidad Aachen-Alemania

 

Caracas, Noviembre  2021

 

 

 

 

 

 

 

Introducción: Regímenes y Riesgos

            “Hay recesión cuando tu vecino pierde su empleo.

 Una depresión cuando pierdes el tuyo

            y la recuperación viene cuando el gobernante pierde el suyo”

 

  1. Reagan; citado por Greenspan (2008, p.3)

 

La geoeconomía y su complemento: la geopolítica, han enfrentado, en las tres décadas finales del siglo XX y en las dos primeras del siglo XXI, cambios críticos, derivados de los ocurridos a partir de 1900, que han mantenido en vilo a la humanidad en general, y a los dirigentes políticos en particular, al observar la obsolescencia de los paradigmas sobre el aprovechamiento de los recursos materiales del planeta (la economía) y sobre los procesos de control (la política) demandando reflexiones a los filósofos y, a los científicos y tecnócratas, explicaciones y soluciones eficaces (logro de los propósitos) y eficientes (minimización de los despilfarros en el uso de los recursos); pues los conceptos de termodinámica y de entropía, señalan que los recursos utilizados dejan “cenizas y humo”; y que el tiempo, o reloj de la historia, no tiene marcha atrás.

¿Cuál estrategia debe ponerse en marcha?

¿Cómo unificar criterios para la adopción de decisiones que mantengan una sobrevivencia satisfactoria de la humanidad?

No pretendemos tener las respuestas definitivas a tan vitales cuestiones; pero esperamos despejar, en algún grado, la incertidumbre; apoyándonos sobre los logros verosímiles de los estudiosos que nos han precedido; y al examinar los factores que, en los últimos años, parecen tener influencia sobre el devenir, al enfocarnos en un horizonte temporal corto: el año 2025.

Para ello, comenzaremos por recordar, en breve síntesis, la descripción del largo camino recorrido hasta el presente. Luego precisaremos el marco teórico que servirá para el diagnóstico situacional; y concluiremos con la descripción del escenario geoconómico y geopolítico que prevemos; dejando constancia de las dificultades de la interpretación/comprensión; en la medida que, centrados sobre los síntomas inmediatos: los datos macro económicos del lapso 2017-2021; y considerando los intereses de los agentes decisores, que generalmente se ven presionados por las “urgencias coyunturales” ignoran los condicionantes de los procesos involucrados en el contexto del largo plazo “síndrome de esquizofrenia”, en lugar de considerar, el riesgo de desmejorar el bienestar alcanzado por el conjunto social…y las posibilidades de mejorarlo, al considerar la importancia del valor del progreso, que la humanidad respeta desde el Neolítico al presente.

 

 

  1. El camino recorrido hasta mediados del siglo XX

“Quae philosophie fuit, historia facta est”

Séneca (50-65 d.C.)

 

 

Hay un consenso general, en aceptar que el motor de la historia de la transformación de las sociedades humanas primitivas: recolectoras y cazadoras; sobrevivían mediante el uso reiterado de la fuerza física y del temor: objetos arrojados, gritos y mensajes de los agresores, de estar asociados a seres “míticos” (no visibles) que controlarían los sucesos astronómicos, geodésicos y atmosféricos (eclipses, terremotos, tormentas rayos e inundaciones) para convencer al oponente circunstancias, de aceptar el liderazgo y dominio del vencedor, en combate “épico”, para usar los recursos de algún territorio en particular y de las personas allí asentadas[1]; construyendo, inicialmente, micro unidades culturales/económicas/políticas, en la era Neolítica, hasta formar “imperios autocráticos”, a las orillas de grandes ríos: Eufrates y Tigris en el Oriente Medio; Nilo, en el Africa que se asoma al Mediterráneo; y Ganges y Amarillo en la India y en China.

En 1979, I. Wallerstein[2] describe y analiza lo ocurrido en la península europea, como constructora de un orden económico, impuesto al mundo desde el siglo XV d.C.; siguiendo un proceso de cuatro fases:

 

  1. 1450-1650: Bajo dominio hispano-alemán (los Habsburgo) en contacto limitado, pero creciente, con los dominios otomano, ruso e indio; que agrupaba también a los territorios chino y japonés; con sistema monetario bimetálico: oro/plata;

 

  1. 1650-1870: Inicialmente, liderado económicamente por los Países Bajos y militar/políticamente, comprometidos con las aspiraciones de Inglaterra y Francia, para heredar/subsistir, la hegemonía hispano alemana; a partir de la creación del banco de Inglaterra los pagos internacionales se concentran en el oro;

 

  1. 1870-1914: Con “economía global” centrada en Inglaterra; que controlaba: comercial y financieramente, la producción de materias primas, bajo la forma de colonias y pequeños Estados Nación “independientes políticamente”, aunque “temerosos” del poder militar/naval, británico, y con sistema bancario de moneda fiduciaria con banca central semejante al Banco de Inglaterra;

 

  1. 1914-1972: Tras la primera y segunda Guerras Mundiales, la hegemonía económica, política y militar, se desplaza a los vencedores de la segunda Guerra Mundial: Estados Unidos y URSS… Esta fase, extendida hasta 2021, es la que estudiaremos bajo la guía del marco teórico que exponemos en el acápite siguiente.

 

 

  1. Elementos de la Dinámica Económica/Política, contemporánea

 

El referente lógico/metodológico, considera lapsos e instituciones[3] a macro agentes claves: Estados monopolizadores de la fuerza militar; Instituciones ideológicas: productoras y defensoras de paradigmas de comportamiento social (doctrinas); Empresas o instituciones transformadoras de bienes materiales primarias, (m. p.) y Partidos políticos o asociaciones de personas que defienden intereses específicos; considerados por ellos como “esenciales”, para el bienestar colectivo de la Nación[4].

En el lapso 1925-1945, se generaliza, en el ámbito político, la “movilización de ciudadanos” seguidores del liderazgo de los partidos políticos o “toma de las calles urbanas” en los diferentes Estados Nacionales; caracterizados, económicamente por gradientes de industrialización o de producción de bienes de consumo “procesados”; complementados por las provisiones de bienes agrícolas de consumo directo (elementos básicos de la economía real); procesos apoyados/asistidos, por las actividades monetarias/crediticias (finanzas en términos genéricos) que permiten asignar una valorización medible, abstracta, de los rendimientos de las relaciones de producción/distribución de los bienes materiales, (economía nominal) y de los rendimientos de las relaciones sociales en el proceso productivo (q, w)[5] o dinámica de los capitales; incluido el capital humano; al tiempo que las instituciones culturales proveen de conocimientos científicos técnicos[6] y de normas éticas/morales, que rigen la conducta de la población.

Corresponde al Estado/Gobierno, mantener el orden (armonía) entre las personas y sus agrupaciones políticas (partidos políticos) apoyados sobre el monopolio del uso de las armas o violencia física.

El horizonte temporal de nuestro análisis cubre cuatro lapsos: 1925-1945; 1945-1975; 1975-2000 y 2000-2020; caracterizándolos:

 

  1. Según los criterios de manejo de la producción/distribución de la economía real, incluyendo al comercio internacional;
  2. Identificación de paradigma (doctrina económica) predominante para su instrumentación como política, del Estado (politics);
  • Régimen político o de control social usado;
  1. Influencia de las “politics” usadas por los países industrializados (GPI), o del frente externo sobre la dinámica política económica de los países proveedores de materias primas (ENP).

 

Lo dicho, permite examinar la historia planetaria como resultado de la interacción “sistémica”[7] a la manera de Wallerstein (1979) de los eventos registrados en los diferentes Estados Nacionales.

 

En síntesis, el esquema conceptual “Balance y riesgos del poder” (Fig. # 1) que usamos, obedece a las siguientes hipótesis lógico-metodológicas:

 

  • Los impulsos, innovaciones o cambios dentro de cada subsistema (económico, político y cultural) pierden su potencial de producir cambios en el sistema total (entropía) cuando son asimilados;

 

  • Los cambios, dentro de un subsistema, aceleran/retardan, la asimilación de los producidos en los restantes (sinergia) siendo sumables, algebraicamente, los efectos entrópicos/megaentrópicos, como ocurre con los catalizadores en los procesos químicos.
  • No siendo reversibles los cambios asimilados, se requieren innovaciones adicionales para dar continuidad al progreso social;

 

  • Así, son de suma importancia las innovaciones en la generación de conocimientos y en el proceso comunicacional, al evaluar los efectos entrópicos de la violencia física en los procesos políticos[8] considerando el “alcance de E. Cassirer[9] relativo al poder restrictivo del “miedo” a las consecuencias de todas las innovaciones.

 

  • Suponemos que la conducta social puede ser evaluada como promedio de los comportamientos individuales; tal como se aceptan, en el ámbito económico, los valores “nominales abstractos” de los actos económicos de los diversos actores, y

 

  • Así, los esquemas gráficos #1 y #2 siguientes, construidos según el esquema gráfico de las matemáticas Venn-Euler[10] para el estudio de la Teoría de Conjuntos, permite dar cuenta de la compleja interacción de los condicionantes del Balance de poder y entre la influencia de los distintos agentes en las negociaciones necesarias para la construcción de la Estrategia Nacional, al considerar los intereses particulares del Estado/Gobierno; de la Fuerzas Armadas; de los Partidos Políticos; de las Empresas productoras de bienes y servicios; y de las Instituciones Culturales, incluidas la generación de innovaciones en los ámbitos de la ciencia y las tecnologías, y la interacción de cada uno de ellas con el sistema financiero y monetario internacional.

 

 

Figura No. 1

Balance y Riesgos del Poder

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura No. 2

 

Participantes en los Procesos de Negociación

De la Estrategia Nacional

 

 

 

 

 

  • Condicionantes y Escenarios de la Situación Geo económica y Geo política hasta el año 2025

“Un economista examina una crisis de la misma manera que un médico enfoca una patología infecciosa: ambos aprenden…observando lo que ocurre cuando las cosas no son normales”.

  1. Stiglitz

Caída Libre (2010, p. 14)

 

  1. El orden global y sus retos

Como expone J. Attali (1981) en su libro “Les trois mondes”[11] el traspaso de la hegemonía de Inglaterra a los Estados Unidos, en el lapso (1914-1965) se sustentó sobre la mayor cobertura de la industria automovilística estadounidense, bajo el liderazgo de H. Ford, y la satisfacción de las necesidades de financiamiento de la Primera Guerra Mundial, que hace de New York la fuente principal; quitando a Londres (La City) la preeminencia financiera; como lo demuestra el incremento (100%) de las operaciones de la Bolsa Neoyorkina entre 1950 y 1960 (Attali, op. cit. p. 255)[12].

Pero a finales de la sexta década del siglo XX, la producción industrial, al incorporar las innovaciones tecnológicas desarrolladas durante la Segunda Guerra Mundial, y la reconstrucción de la Europa Occidental, con la asistencia financiera de los Estados Unidos, saturó los mercados de los bienes de consumo procesados y elevó los costos de las materias primas provenientes de los ENP; en particular de los hidrocarburos, disminuyendo la rentabilidad, la necesidad de nuevas inversiones y la demanda por mano de obra, salvo la muy especializada.

Así, con el freno de los componentes de la economía real, apenas compensado apenas por el endeudamiento, se fragilizó el orden económico y político; evidenciado por la reducción del valor relativo de las monedas, y con la caída del poder adquisitivo (proceso inflacionario) restando credibilidad al funcionamiento de la democracia; convirtiéndose lo dicho en las tensiones globales de finales del siglo XX con las características particulares (tendencias y ruptura) en cada uno de los GPI y ENP.

Aquí debemos advertir que cuando Attali (1981) hace referencia a los “tres mundos”, el primero se corresponde con los GPI; el segundo con los ENP, con volumen de población entre 20 y 50 millones de habitantes y que el tercero corresponde a los Estados con población de hasta de 20 millones, que exportan productos agrícolas y mineros, con el agravante de que la exportación eleva el precio de los alimentos para la población local. En síntesis, agravó la pobreza en el cuadro sintomático de los ENP. De allí que, a los efectos de una descripción económica global, estimemos suficiente nuestra clasificación dual.

Pero, en relación al ámbito político el cuadro general centrado en los enfrentamientos entre los Estados con regímenes republicano democrático y orden económico liberal y los Estados con regímenes autocráticos y orden económico de capitalismo de Estado (Socialista), ambos ubicados en la categoría GPI, cabe un tercer grupo de no alineados[13] con industrialización liviana (bienes de consumo procesados e importante población rural dedicada a la agricultura y al sector intermedio de distribución; lo cual imprime condicionantes particulares a la dinámica de los capitales en el frente interno de los ENP, además de las fuertes restricciones recibidas desde el ámbito monetario financiero internacional, los cuales se hayan sintetizados en el adagio bancario, según Morad e I. Silverschimdt (2010 p. 18).

“Los activos se evaporan y los pasivos se acumulan”.

Lo que permite describir la secuencia: caída de rendimientos, freno o cese de la actividad crediticia y creación de innovaciones financieras ad-hoc[14], para enfrentar situaciones coyunturales; tal como consta, en la novena década del siglo XX, A. Greenspan en su libro The Age of Turbulence (2008) al señalar cómo la acumulación de activos financieros implica riesgos mayores; pues quienes participan como compradores en las operaciones bolsísticas y solicitan el apoyo crediticio bancario, producen el alza especulativa de los valores (en la jerga bolsística: “embestida de los toros”) seguida por la débil situación de los balances bancarios fuera de las normas prudenciales, que llevan a la urgencia de liquidar los activos financieros (“aparición de los osos”) que solo puede ser contenida, parcialmente, por la asistencia de los bancos centrales; y en, última instancia, por los fiscos nacionales, para minimizar el riesgo de colapso bancario.

Digamos, para sintetizar lo ocurrido hasta la fecha (Octubre 2021) que, tal como señala Z. Minton, B. redactora jefe de The Economist (número fuera de serie del tercer trimestre de 2021) la geopolítica y la geoeconomía mundiales, enfrentan cambios en las dinámicas de los factores, que continuarán operando en el devenir a corto y mediano plazo.

En efecto, el proceso de globalización comercial lleva “plomo en las alas”; la telemática se acelera y la aparición de la pandemia de neumonía (llamada Covid-19) más el calentamiento climático global, representan retos para los políticos en los distintos Estados; pues se requieren soluciones con dosis variables de audacia y sensatez.

Al respecto cabe destacar que el comercio mundial enfrenta al liberalismo ideológico de los Estados Unidos, al eclipsarse el neomercantilismo de Trump, con el pragmatismo de China; que invadió a los mercados de bienes terminados para el consumo, apoyada sobre la inversión extranjera de Occidente; permitiéndole “fanfarronear”, con la re-invención de la “Ruta de la Seda”: con variante marítima y asistencia financiera del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) fundado en 2014,a importantes países de los ENP, en donde Africa y la India, asfixiada burocráticamente, constituyen el primer objetivo…sin dejar de “tentar” a Sur América, respaldo geopolítico, junto con la Europa Occidental, de los Estados Unidos, en su continuado enfrentamiento a una errática Rusia, bajo Putin, que ha “renovado” las aspiraciones hegemónicas de la desaparecida URSS.

Así, las tensiones evocadas[15], constituyen la base del escenario geopolítico a construir, para acompañarlo de las tendencias y rupturas de la base económica, a partir de los condicionantes teóricos presentados en el Acápite II; sin pretender agotarlo, habida cuenta de los equipos multidisciplinarios que su aplicación conlleva; supliendo su ausencia con los resultados de estudios similares, reflejados en el cuadro “A” siguiente, donde aparecen los principales eventos y las políticas aplicadas en el lapso 1917-2021.

 

 

CUADRO A

LA GEOPOLITICA EN EL TRANSITO DEL SIGLO XX AL XXI

 

División Territorial del Planeta Lapsos Temporales Ámbitos de  Actividades 1925-1945 1945-1973 1973-1998 1998-2020
Grandes Potencias Industriales y Población de cientos de millones (GPI) (Norte) Intercambio Global o Condiciones (frente externo) para Estados Nación pequeños (ENP) Mercados Depresión Universal (1929-30) Petróleo mercancía esencial . Control de  áreas petroleras por USA e Inglaterra: Acuerdo de Achnacarry (1928) Creación del GATT 1947.  Creación de la OPEP 1960 control efectivo de exportadores a partir de 1968. Fin de la independencia petrolera de USA 1971 Exceso de Oferta petrolera 1986. Crisis energética 1974. Colapso de la OPEP y de la URSS. Acuerdo de Maastricht 1982. Exuberancia financiera/operaciones a futuro. Acuerdo Estados Unidos y China Control de la oferta y deuda global por USA Euforia financiera
Sistema de Pagos  Internacionales Cambio del «patrón oro» al patrón dólar. «$ as good as gold» «$ as good as $. Acuerdo de Bretton Woods 1945 Flotación del $ o fin del Acuerdo «Bretton Woods» Acuerdo de Jamaica 1976. Acuerdos del Plaza 1985 y del Louvre 1987 Estados sin control de operaciones a «futuro. Crisis Bolsística 2000
Teoría y  Política Económica Autores Básicos Equilibrio fiscal paradigmático. Gasto fiscal: árbitro de inflación y desempleo. Keynes/Hicks/Philips Dudas «post keynesianas». Plan Marshall. Mundell, Malinvaud, Debreu Gestión de liquidez internacional. Consenso de Washington 1989. Allais, Attali, Brezinski, De Grauwe El fisco: apoyo de última instancia a la banca. Estados sin control de la exclusión laboral. Inflación estructural. Krugman, Edwars-Stiglitz Silverschmidt, Priestland.
Estados Nacionales Pequeños (ENP)  Productores Y Exportadores de Materias Primas (MP) y Población hasta decenas de millones (Sur) Respuestas de  los ENP frene a los GPI Restricciones del frente externo Oferta de Moneda pública con respaldo metálico. Crédito en función de tasa de interés/con Libor como guía. Banco Central generalizados; similares a BRF y al de Inglaterra Década perdida 1973. Riesgo de Insolvencia bancaria y Fragilidad fiscal: deuda externa creciente Nudo inflacionario/Especulación Internacional. Break-even fiscal. Despotismo financiero.
Dinámica política económica de los ENP Irrupción del voto popular: «la calle». Liberalismo político-económico. Producción de materia prima por concesiones y régimen de «plusvalía». Partidos: esencial para la democracia «Two Party System». «public choice» del gobierno y «social  choice» sociedad civil. Homo economicus = homo politicus» Gobernabilidad y gobernanza. Riesgo país. Democracia en riesgo.
  1. Los actores de la Geopolítica y la Geoeconomía

Al final del siglo XV cuando las alianzas familiares de los múltiples y minúsculos centros de poder que dejó la caída del Imperio Romano: van construyendo los Estados monárquicos de Europa (aglomeración de territorios y de habitantes sometidos) creando “intereses dinásticos”; al tiempo que el aprovechamiento del conocimiento astronómico permite la navegación en altamar, al vencer el miedo a navegar sin “tierra a la vista”, en la península ibérica el “matrimonio” de las princesas de Castilla y Aragón con un príncipe inglés, frustrando la unión con Portugal, sientan las bases de la geopolítica occidental hasta el presente.

En efecto, al devenir Carlos V de Habsburgo en rey de Castilla y Aragón y árbitro de los enfrentamientos contra los “protestantes rebeldes” de los principados centro europeos al acceder al “Trono Imperial” (1516) desplazando a los pretendientes francés e inglés, con el financiamiento de los banqueros alemanes, Portugal e Inglaterra establecen una estrecha relación comercial monetaria (Tratado de Methuen) mediante el cual Portugal paga con el oro proveniente de su colonia brasileña el suministro de bienes manufacturados en Inglaterra al ser insuficiente el envío de vinos.

Así, a lo largo del siglo XVII la mayor parte del excedente de la actividad minera brasileña financia la revolución industrial inglesa y la proveniente de México y Perú los conflictos centro europeos (Paz de Westfalia) impidiendo a España conservar la hegemonía y a Francia acceder a ella; la cual pasa finalmente a Inglaterra, hasta la Primera Guerra Mundial, en la primera década del siglo XX, al tiempo que se desmorona el Imperio Otomano/Turco (creado en 1639) y el zarismo ruso (gobierno semi-religioso) surgido en 1613.

En términos geoeconómicos, con la creación del Banco de Inglaterra, con patrón oro, se acentúa la obsolescencia del sistema monetario de pagos internacionales bimetálico (plata/oro) hispano alemán, sustituido, formalmente, con los acuerdos de Bretton Wood en 1945, al término de la Segunda Guerra Mundial.

Destaquemos, finalmente, que aunque la URSS participa del acuerdo monetario, funciona en su área de influencia político económica con su moneda, el rublo y sin banca privada…Lo mismo hará su aliado chino, por lo cual la incidencia financiera de las bolsas de valores y tasas de interés serán marginales en Rusia y China, sintiéndose los efectos de la globalización a través del tipo de cambio, según el devenir del tipo de cambio.

De allí que los eventos y políticas económicas del siglo XX los presentemos, resumidamente en el Cuadro A; y el de las circunstancias estadísticas para el final del 2021 en el Cuadro B.

 

CUADRO B

EL MUNDO ENTRE 2007 Y 2021

Capitalismo Descentralizado Capitalismo Centralizado Capitalismo Mixto Africa Subsahariana
Exportadores Petróleo Australasia y Sudeste Asiático América del Sur
Ý 1.75% 5.2% 2.7% 1.5% 3.0% 1.0%
$/d 123 30 36 137 25 6
2% 5.4% 11% 2.15% 6.0% 12.5%
Ú 2.3% 3.5% 7.0% 10.3% 8.5% 5%
BTT/Y 125%  n.d. 17.0% 41.0% 50.0% n.d
rg 1.8% 5.95% 4.0% 6.0% 11.0% n.d
ch 1 -300% -30% -35% -500% n.d

 

Notas: Ý: Crecimiento del PIB

Ṕ: Inflación

Ú: Desempleo

BTT/Y: Endeudamiento fiscal

Rg: Tasa de interés largo plazo

Ch: Devaluación de la moneda nacional frente al dólar estadounidense

 

Fuente: Estimaciones propias en base a datos de The Economic, Almanaque Mundial 2011

 

 

  1. Enfrentando los acertijos

“El valor es lo que perciben las personas”

  1. Greenspan (2008, p. 48)

 

 

La humanidad siempre ha estado cautivada por la posibilidad de asomarse al futuro: aun en la Grecia Clásica, iniciadora del “nacionalismo” cuyos generales acudían al “oráculo de Delfos” para prever el resultado de sus aventuras militares.

Ello, en el mundo contemporáneo devino en los procesos de “consultas a expertos” en las diversas actividades y ordenar las opciones posibles/probables por mediciones de las coincidencias con soporte lógico-casual. En nuestro caso, como dijimos en el acápite precedente, el examen histórico permite inferir tendencias y rupturas, asociándolo con los programas de intenciones de los líderes políticos…bajo el supuesto de que merezcan confiabilidad…al revisar las coincidencias entre declaraciones y actos…aunque, a menudo tales coincidencias son pocas…según los resultados de la opinión pública…por lo cual suele llamarse “populismo” a las ofertas electorales, difícilmente cumplibles al no contarse con los recursos para emprender las acciones necesarias.

Tal reflexión nos lleva de vuelta a la economía, cuyos condicionantes resumimos en el Cuadro “A” debiendo ahora hacer referencia a las cifras macro económicas y su asociación con las teorías y políticas aplicadas.

La fuente primaria está constituida por las cifras e informes oficiales de los Estados y de las organizaciones internacionales, hallándose publicadas con regularidad en The Economist, adonde acudimos los analistas que no disponemos de los numerosos auxiliares que, como ya dijimos, requiere la aplicación de marcos teóricos equivalentes al reseñado en el acápite II de este ensayo; el cual revisa, actualiza y sintetiza las evidencias y conclusiones presentadas en Asker Hasan, K. (2020) Finanzas de Tercera Generación y Foreign Investment y Mata Mollejas, L. (2018) De Capitalismos y Socialismos y (2017) Consecuencias del Neo Imperialismo.

Digamos entonces como síntesis que constituye la base económica/política del escenario para 2025 que:

Los Países GPI del mundo occidental, con capitalismo bajo régimen republicano liberal presentan:

  • Variaciones de las tasas de crecimiento del Ingreso Nacional similares a las demográficas, por lo cual las tasas de desempleo corresponden al “friccional” con magnitud (+) del 3% e ingreso per cápita en $ días descendiente $ d 117 en 2017 y $ d 75 en 2019.
  • Variaciones leves de las balanzas comerciales y de capitales con suave devaluación en relación al patrón monetario internacional.
  • Variación de la tasa de interés de largo plazo asociada a los movimientos de los rendimientos de los títulos cotizados en las Bolsas de Valores.

Los Países GPI, con capitalismo de Estado y régimen político autoritario han tenido los resultados siguientes:

  • Estabilidad del Ingreso per cápita en $d 31 y 31 en 2017-2019 aunque tuvo altas tasas de crecimiento del Ingreso Nacional al haber tenido como punto de partida al término de la Segunda Guerra Mundial ingresos bajos por industrialización forzada en el caso de Rusia[16] y producción esencialmente agrícola en China.
  • Saldos de balanza de comercio positivo en Rusia, asociada a la exportación de hidrocarburos y en China asociada a la exportación de bienes de consumo procesados, sobre la base de salarios bajísimos en comparación con los países industrializados de Occidente.
  • Variaciones del tipo de cambio relacionadas con las de los ingresos petroleros (Rusia) y con las de ingresos de capitales foráneos (China).
  • Variaciones de la tasa de interés de largo plazo en la medida de los compromisos fiscales para asistir a la banca nacional, volcada hacia programas intensivos de infraestructura en China.

Los países ENP, en general han presentado:

  • Pérdida de importancia de los mercados internos a partir de la séptima década del siglo XX una vez cumplida la fase de industrialización sustitutiva de importaciones. Aunque mantiene un crecimiento en el ingreso per cápita $d 20 en 2017 y $d 30 en 2019.
  • Desempleo e Inflación con tasas cercanas al relativamente alto crecimiento demográfico.
  • Deterioro del valor de la divisa nacional en términos de capacidad adquisitiva y de cambio externo en función de las variaciones de los productos primarios exportados y las caídas de la RIN por pagar a la deuda externa, con crisis financieras reiteradas de 1980 al presente, y
  • Alza de las tasas de interés de largo plazo comprometiendo la liquidez y solvencia del sistema bancario nacional.

Las consecuencias de todo lo dicho a nivel mundial son:

  1. El crecimiento de la producción material es, estructuralmente bajo y la guerra de tarifas aduaneras entre China y Estados Unidos no favorece la ampliación del comercio internacional.
  2. El crecimiento de las facilidades informáticas hizo a este sector, un receptor de fondos especulativos; lo cual se concentra en los focos de producción estadounidenses y China enfrentados políticamente, y
  3. El aporte al crecimiento de la actividad económica de la Europa Occidental se desgasta entre la lucha interna en “su Norte” más industrializado que el frente mediterráneo; el cual, en los últimos tiempos ha visto agravarse su política doméstica con la inmigración represada, conflictivamente, proveniente de un Medio Oriente convulso, por sus diferencias político-religiosas; aunque sus fondos excedentarios de origen petrolero se colocan en Londres, lo cual aprovecha para mantener la estabilidad de su moneda, con relativa independencia económica de la tensa Unión Europea; permitiendo a Londres seguir siendo el aliado principal de Washington en el frente político.

Las conclusiones en cuanto a la interacción de la geoeconomía y de la geopolítica, son:

1°)       Los factores políticos son entrópicos en los ámbitos de los países GPI asiáticos y en todos los ENP, y que

2°)       Los factores financieros son entrópicos en los GPI de Occidente en la mayoría de los ENP; salvo aquellos que poseen banca de tercera generación.

Cabe entonces una breve reflexión final: parecería necesario que, los políticos profesionales dedicasen algunas horas de meditación sobre la complejidad económica, para no someterse a la opinión, las más de las veces, con valor coyuntural, a la opinión de sus asesores más cercanos; y los colegas economistas no deberíamos olvidar que el fin de la historia no llegará mientras estemos dispuestos a divulgar la idea que tener más no es el único valor a considerar.

 

 

BIBLIOGRAFIA

ATTALI, J. (1981): Les trois mondes. Edit. Fayard, Paris

BREMMER, I. (2007): La Curva J. Edit. Ateneo, Buenos Aires

CANETTI, E. (1997): Masa y Poder. Edit. Muchmik, Barcelona

CARRILLO BATALLA, T.E. (1989): Las grandes aportaciones a la Historia de la Historia. Edit. Academia Nacional de la Historia. Boletín No. 987, Caracas

CASSIRER, E. (1955): La Ciencia de la Cultura, F.C.E. México

GARDNER, R.N. (1974): The Hard Road to World Order Foreign Affairs. Vol. 52 No. 3

GREENSPAN, A. (2008): La Era de las Turbulencias. Ediciones B.S.A. Barcelona

HALL, R. (1977): Organizations, Structure and Process. Edit. Prentice Hall, New Jersey

HEGEL, G.W. (1927): Lecciones sobre la Filosofía de la Historia.

KRUGMAN, P.R. (1997): Crisis de la Moneda. Edit. Norma, Bogotá

LANDMAN, M. (1961): Antropología Filosófica. Edit. UTEHA, México

MATA MOLLEJAS, l. (2018): De Capitalismos y Socialismos. Edit. Fundación Alberto Adriani. Caracas

__________________ (2017): Consecuencias del Neo Imperialismo. Edit. Fundación Alberto Adriani. Caracas

__________________ (2006): Lógica Simbólica y Formalización de Hipótesis en Ciencias Sociales. Relea No. 23. (Cipost/UCV) Caracas

MORAD, S.A. e I. Silverschimdt: (2010): La Vérité sur la Crise. Editions Leo Scheer. Clamecy, Francia.

SALBUCHI, A. (2007): El Cerebro del Mundo. Ediciones del Copista. Córdoba, Argentina

STIGLITZ, J. (2010): Caída Libre. Santillana Editores (Taurus). Madrid/México

WALLERSTEIN, J. (1979): The Capitalism World Economy. Edit. Cambridge University Press

[1] Ver, entre otros, a M. Landman (1961) Antropología Filosófica, Edit. UTEHA, México

[2] Aut. Cit. (1979) The Capitalism World Economy. Edit. Cambridge University Press

[3] Llamamos instituciones a las estructuras organizacionales que administran el poder formal: Estado/gobierno y Sociedad Civil/partidos, ejecutores de las estrategias/políticas, con efectividad en el tiempo y el espacio, surgidas de acuerdos/desacuerdos, entre “coordinadores/representantes” de los gobiernos y partidos políticos; denominados por A. Salbuchi (2007, pp. 41-55) detentadores del poder real; cuya característica relevante es buscar protegerse de los vaivenes de la opinión pública. Para ello construyen organizaciones (ad hoc) discretas (Véase también a R. Gardner 1944).

[4] Nación es la masa poblacional auto identificada por símbolos compartidos según E. Canetti 1977 (pp. 165-184).

[5] (q) = beneficio y (w) = salarios

[6] Normas para el procesamiento de los bienes materiales o materias primas obtenidos directamente de la naturaleza.

[7] Un referente de la conveniencia de la interpretación interrelacionada (visión sistémica o compleja/se encuentra en T.E. Carrillo Batalla (1989) combinado con el análisis dialéctico de Hegel (1927) rescatando su versión original, sin restringirlo a los aportes de Marx-Engels (1846) o choque de intereses; pues ello conlleva una falacia de composición (exceso de simplificación) dado que una característica esencial del ser humano es integrar en su conducta, elementos y procesos psíquicos (emociones y voluntad) con los condicionantes materiales y culturales heredados.

[8] Las interacciones individuales se concretan en actos/acciones colectivas, mediante la voluntad de los grupos organizados, según R. Hall (1977) con influencia (poder) de carácter bipolar, según E. Canetti (1977).

[9] Véase Aut. Cit, (1955) La Ciencia de la Cultura, FCE, breviario No. 40.

[10] Auts. Cits (1889) Lógica Simbólica/Inductiva y C.I. Lewis (2015) A Survey of Symbolic Logic. Amazon

[11] Ibídem: Fayard Edit. (pp. 247-276) Paris.

[12] Ibídem: Santillana Editores Generales, México/Madrid.

[13] Recordemos que al final del siglo XIX, la hegemonía o “Pax Britanica”, con libre comercio y expansión bancaria mundial con centro en Londres, permitió construir el “imperialismo industrial europeo”, surgir, libre de conflictos externos al capitalismo industrial estadounidense, hasta la Primera Guerra Mundial; llevando al colapso a la “Europa Continental”; pues la reducción de los precios mundiales al firmarse la paz en 1918, hace surgir la sobre inversión financiera en Estados Unidos y dada la imposibilidad de aumentar la oferta de oro, como elemento central de los pagos, ahogó a la hasta entonces, potencia financiera británica. La subsecuente la guerra de aranceles y devaluaciones llevó a la Segunda Guerra Mundial (1938-1945), cuyo final dejó una economía productiva abastecedora de mercados mundiales con pagos internacionales centrados sobre el dólar estadounidense, con polo competitivo político en la URSS, construida sobre los despojos de la Alemania Nazi, cuyos desencuentros ideológicos con China fragilizó el poder geopolítico de ambos, dejando a Washington el manejo de la Tenaza dólar petróleo.

[14] Entre dichas innovaciones, como es bien conocido, aparecen: i) los “call loans” en donde los bancos suministran el 90% de los recursos para la adquisición de valores y el comprador 10%. Dichas operaciones se hicieron con intereses cercanos al 10%; ii) los “Trust/Holding Companies”, como gestores, conocidos también como “Shadow Bankers” y; iii) los seguros para recuperación de los créditos con los “Credit default swaps”. De allí que finalmente para afrontar problemas de solvencia y liquidez en los bancos e intentar volver a “la  banca prudente” o de los “banqueros tristes” se impulsaron las modificaciones de normas crediticias conocidas como: Bale, I, II y III.

[15] Ver Cuadro A, para detalles

[16] Enfocada sobre la industria militar.

GANADORES Y PERDEDORES

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap