Arabia Saudita viola las obligaciones de la Organización Mundial del Comercio por negarse a tomar medidas contra la transmisión pirata «beoutQ»

Arabia Saudita viola las obligaciones de la Organización Mundial del Comercio por negarse a tomar medidas contra la transmisión pirata «beoutQ»

El Ministerio de Comercio e Industria del Estado de Qatar acogió con beneplácito la decisión de la Organización Mundial del Comercio («OMC») que determinó que el Reino de Arabia Saudita ha incumplido sus obligaciones en virtud del Acuerdo de la OMC sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio («Acuerdo sobre los ADPIC») y no protegió los derechos de propiedad intelectual («IP») al negarse a tomar medidas en contra, y en su lugar promovió activamente la sofisticada piratería de transmisión saudita «beoutQ». El Panel de la OMC ha pedido a Arabia Saudita poner fin a su uso indebido de los derechos de propiedad intelectual y que «corrija sus medidas para alinearlas» con las leyes de la OMC.

Esta es la primera vez, en los setenta y tres años de historia de la OMC y su predecesor (el GATT), que  la Comisión de Resolución de Disputas rechaza el intento de un demandado de invocar la excepción de seguridad nacional como defensa. El Panel de la OMC descubrió que la falta de acción de Arabia Saudita contra beoutQ estaba tan desconectada de cualquier interés legítimo de seguridad que ni siquiera podía cumplir con «un requisito mínimo de plausibilidad en relación con los intereses esenciales de seguridad ofrecidos».

En respuesta al Informe del La Comisión de Resolución de Disputas, SE el Sr. Ali bin Ahmed Al Kuwari, Ministro de Comercio e Industria, dijo: “Qatar y los titulares de derechos internacionales, han logrado una rotunda victoria hoy. Esperamos que Arabia Saudita, especialmente porque está organizando el próximo G20, respete esta decisión decisiva y ponga fin al robo y la piratería de los derechos de propiedad intelectual de inmediato. Pueden llevar a cabo un procedimiento legal justo, oportuno y transparente contra los perpetradores con el fin de detener este abuso».

El fallo se produjo después de que el Estado de Qatar presentó una demanda formal contra el Reino de Arabia Saudita a través del Órgano de Solución de Controversias de la OMC. En su informe publicado, el Panel de la OMC concluyó que:

  • BeoutQ ha estado pirateando el contenido multimedia protegido por los derechos de autor de la compañía qatarí beIN Media Group LLP («beIN») en Arabia Saudita y más allá, incluso mediante la venta de suscripciones beoutQ y decodificadores en numerosos puntos de venta en Arabia Saudita;
  • Además de piratear el contenido deportivo con licencia y propiedad de beIN, las cajas beoutQ permiten el acceso a miles de películas pirateadas, programas de televisión y canales de televisión de todo el mundo;
  • Las transmisiones piratas se han divulgado a través de las frecuencias satelitales de Arabsat, con sede en Arabia Saudita, y una compañía saudita, Saudi Selevision Company LLC, «ha permitido o ayudado a beoutQ a transmitir su contenido pirateado en Arabsat»;
  • La piratería se ha llevado a cabo a «escala comercial». El Panel concluyó esto después de considerar la evidencia que revela el propósito comercial de beoutQ, como la venta de anuncios y la comercialización extensiva del servicio pirata;
  • Hubo fallas profundas y fundamentales en el compromiso de Arabia Saudita de proporcionar procedimientos de aplicación consistentes con el Acuerdo sobre los ADPIC;
  • Específicamente, Arabia Saudita se ha negado a emprender acciones penales efectivas contra beoutQ a pesar de ser plenamente consciente de la «amplia base probatoria para concluir que beoutQ es operado por personas o entidades sujetas a la jurisdicción penal de Arabia Saudita»;
  • Arabia Saudita también ha restringido o frustrado la capacidad de beIN para emprender acciones civiles contra la violación de sus derechos de PI;
  • Además, las autoridades del gobierno saudí se han «comprometido en la promoción de reuniones públicas con proyecciones de transmisiones no autorizadas de beoutQ», incluida la Copa Mundial 2018.

El análisis del Panel muestra cómo, al permitir que el robo y la piratería de beoutQ se propagaron sin control durante varios años, Arabia Saudita ha violado activamente sus obligaciones en virtud del Acuerdo sobre los ADPIC para proteger los derechos de propiedad intelectual de los ciudadanos de Qatar y de los titulares de derechos de deportes y entretenimiento de alto perfil de otros socios comerciales, incluidos los Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido. Esto a pesar de las quejas de los gobiernos de todo el mundo, así como de algunas de las ligas deportivas y compañías de medios de más alto perfil en todo el mundo.

Arabia Saudita ahora debe prestar atención al llamado del Panel de la OMC para detener su abuso de los valiosos derechos de propiedad intelectual y «adecuar sus medidas en conformidad con sus obligaciones bajo el Acuerdo ADPIC».

Si bien la disputa ante el Panel de la OMC se centró en las violaciones relacionadas con la propiedad intelectual, las conclusiones del Panel también destacaron las violaciones de los derechos humanos de Arabia Saudita dirigidas a los qataríes. El Panel descubrió que Arabia Saudita restringió e impuso restricciones que impiden que los qataríes viajen o transiten por su territorio.

Qatar ha iniciado varios otros procedimientos legales ante la OMC y otros tribunales y cortes internacionales, con respecto a las acciones ilegales tomadas por Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto, desde junio de 2017. Qatar continuará buscando justicia a través de esas acciones legales.

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap