La Puerta de Ishtar: una de las maravillas de la Antigua Babilonia

La Puerta de Ishtar: una de las maravillas de la Antigua Babilonia

La majestuosa Puerta de Ishtar recibe ese nombre en honor a la diosa de la fecundidad, la antigua Venus de los sumerios que los hebreos llamaban Astarté. Estaba situada al norte de la ciudad y era el principal acceso a la ciudad de Babilonia durante su Segundo Imperio.Era considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, hasta que en el Siglo VI fue remplazada por el Faro de Alejandría.

Fue construída por Nabucodonosor II en el lado norte de la ciudad. Originalmente era una de las ocho puertas monumentales  (14 metros de altura por 10 de ancho) de la muralla interior de Babilonia, a través de la cual se accedía al templo de Marduk, donde se celebraban las fiestas propias del año nuevo.

Su techo y puertas eran de cedro, y a través suyo transcurría la Vía Procesional. Pertrechada de más murallas y de 120 leones de adobe que la custodiaban. Era la entrada principal a las calles y templos interiores de Babilonia. Se compone de numerosos ladrillos vidriados, la mayoría de color azul debido al lapislázuli (lo que la hacía contrastar fuertemente con todos los edificios de su alrededor), mientras que otros son dorados o rojizos. Éstos últimos se disponen dibujando la silueta de dragones, toros, leones y seres mitológicos. Estos animales situados en filas paralelas, se iban alternando, dando un movimiento rítmico a la composición. Los dragones, monstruos llamados sirrush, con cabeza de serpiente, patas de león y de águila, eran atributo de Marduk, el santuario ubicado en el interior del mismo recinto.

La parte inferior y el arco de la puerta están decorados por filas de grandes flores semejantes a margaritas. La Puerta de Istar contaba también originariamente con dos esfinges dentro del arco de la puerta, que se han perdido hoy en día. Asimismo, los muros de la vía procesional estaban magníficamente decorados con ladrillos, unos lisos y otros moldeados en relieve, con representaciones zoomorfas diferentes. Esta vez eran imágenes de leones con las fauces abiertas sobre un fondo azulado. Eran un total de ciento veinte figuras, sesenta a ambos costados, de dos metros cada una. Se ha calculado que había al menos 575 bajorrelieves con las imágenes de estos animales fantásticos adornando los muros y las puertas, una de las más bellas construcciones que formaban el complejo arquitectónico de Babilonia.

Los cimientos de la puerta de Ishtar fueron hallados entre 1899 y 1914 por el arqueólogo alemán Robert Koldewey, conocido mundialmente por ser el descubridor de Babilonia.

Koldewey inventó técnicas de excavación arqueológica para poder extraer con seguridad los frágiles ladrillos de adobe, uno por uno, lo que le llevó casi dos décadas. La puerta fue reconstruida junto a parte de la Vía Procesional durante la década de 1930 y finalmente se entregó a la exposición permanente del Museo Pérgamon de Berlín, donde puede ser vista hoy día.

Aunque, partes de la puerta de Ishtar y algunos leones de la Vía Procesional se pueden encontrar en varios museos alrededor del mundo. El Museo Arqueológico de Estambul, Turquía, tiene leones, dragones mitológicos y toros y hay varias figuras similares en otros museos del mundo.

Sin duda, la Puerta de Ishtar es una maravilla que debe ser visitada si vamos a Berlín

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap