Madres coreanas

Madres coreanas

En la República Popular Democrática de Corea el 16 de noviembre es el Día de Madres.
Este día medios audiovisuales y los periódicos de Corea insertan muchos artículos sobre
el orgullo y la dignidad de las madres coreanas.
He aquí algunos de ellos.

Madre con 55 descendientes

Ryu Ok Hui, señora de la comuna Jungcho del distrito Kujang de la provincia de
Phyong-an del Norte al noroeste de Corea, cuida a decenas de niños huérfanos.
Su historia empezó hace unos 20 años trayendo a la hija de un obrero que murió tras
salvar en la imprevista inundación a un compañero. La registró como su primogénita y unos
días después a otro niño de 11 años como su hijo. Posteriormente, si conociera del paradero
de los niños que perdieron a sus padres, en el acto fue adonde ellos para traerlos a su casa.
Para ella no le era fácil en modo alguno atender a más de 10 párvulos ocupándose junto
con su marido del mantenimiento de la carretera del distrito. A pesar de su ocupación con
tesón hizo economía secundaria: en el moreral plantó como el cultivo de entresurcos la soja
y patata y en el cortinal el maíz; detrás de la casa construyó un gran invernadero de
polietileno para criar cientos de animales domésticos; y preparó varias colmenas.
Trabajó con tal diligencia y abnegación para los niños.
Hubo párvulos que al oír hablar de ella, por sí mismos venían a vivir con ella.
Con el aumento del número de los niños el hogar se vio angosto, pero Ryu Ok Hui se
hizo más magnánima.
Los funcionarios del distrito se brindaron en su ayuda. El interés de los cuadros
dirigentes del distrito y muchas otras personas propició la mudanza de la familia numerosa
de Ryu Ok Hui a otra casa nueva, provista de todo lo necesario para la vida, así como de la
“aula móvil de la secundaria básico-superior”, en donde acudirían los maestros para
enseñanza escolar de los niños.
Entre los 55 hijos adoptados de Ryu Ok Hui figuran los militares en activo y también los
administradores de carreteras como su mamá.

“Heroína maternal

En el barrio Panghasan de la ciudad de Wonsan de la provincia de Kangwon en la costa
oriental de Corea vive una mujer madre de 10 hijos. Se llama Ri Pyong Hui, es modesta pero
se ve firme.
A decir verdad, ella no pensaba tener hasta 10 hijos cuando se casaba.
Viendo a las madres del país que dedicaban todo lo suyo en aras del país, se despertó
más como madre. ¿Qué hago? Haré lo que pueda hacer como mujer, daré a luz a muchos
hijos, aportando de esa manera al país, juró aunque era nada fácil en aquel tiempo cuando el
país pasaba extremada escasez de los alimentos, escasez económica, causada por las
sucesivas calamidades naturales y el bloqueo y sanciones económicos de los imperialistas.
Cumplió su compromiso consigo misma. A la edad de 45 años tuvo décimo hijo, noticia
que fue divulgada ampliamente por la TV.

2

La administración de la ciudad de Wonsan le prepararon en un lugar bien soleado una
gran casa provista de cortinal y patio con el trapecio y tobogán para los niños. Un medico
frecuentó su familia para cuidar de la salud de los niños.
En noviembre de 2012 Ri Pyong Hui asistió a la IV Congreso Nacional de Madres
convocada en Pyongyang por el Día de Madres, donde se le confirió el título de Héroe del
Trabajo.

“La Muchacha madre”

En el Servicio Gastronómico Público del Municipio Chollima de la ciudad de Nampho
en la costa occidental de Corea hay una muchacha que cuida de 7 niños.
Se llama Jang Jong Hwa y este año cumple 22 años de edad.
Un día de hace cuatro años Jang quien trabajaba como voluntaria en el taller de acero del
Complejo de Acero Chollima, vio allí a tres niñas huérfanas. Los padres de estas eran
obreros del mismo taller. Después de sus fallecimientos, los compañeros del mismo taller
venían cuidando de sus hijas.
Jang las llevó a su casa con la idea de aportar con algo a los obreros que se debían
entregarse al país con la producción del acero. En el siguiente mes trajo a otros 4 niños
huérfanos, uno de los cuales era de 2 años.
Siempre se llevó a cuestas al bebé y su espalda estuvo empapada de sudor.
En realidad no era cosa común que una muchacha que graduaba hace poco de la escuela
secundaria con 18 años de edad, se ocupara de los 7 niños desamparados.
Ahora hace pensar a los lectores sobre qué fue que la hizo poner en juego el amor que
aventajara al maternal y el sublime espíritu de abnegación y sacrificio?
También Jong Hwa es muchacha de edad abril. Como sus coetáneas, se quería vestir de
traje de gala e ir a recrear y bailar. Pero, rememoró las instrucciones del Máximo Dirigente
Kim Jong Un impartidas durante la visita del centro de crianza de los huérfanos, las de que
los criaran bien de manera que fueran famosos científicos, deportistas, artistas, militares y
héroes.
En mayo de este año la muchacha asistió al II Congreso Nacional de Jóvenes
Precursores de Bellos Rasgos. Kim Jong Un, antes de retratarse junto con los participantes
del evento, se encontró a los ejemplares jóvenes precursores de bellos rasgos, estimó la gesta
de Jang Jong Hwa, llamándola “muchacha madre”, calificativo que, según él, habrá solo en
Corea, y dijo que su gesta es inimaginable en otros países.

Fuente: Embajada República Popular Democrática de Corea

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap