Estimado compañero Kim Jong Un pronuncia discurso en conferencia conmemorativa por 10 de octubre

Estimado compañero Kim Jong Un pronuncia discurso en conferencia conmemorativa por 10 de octubre

Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea, pronunció un discurso programático titulado «Mejoremos e intensifiquemos aun más las labores partidistas a tenor de la nueva etapa de desarrollo de la construcción socialista» en la conferencia conmemorativa por el 76º aniversario de la fundación del PTC, efectuada el día 10.

En su discurso, el Secretario General felicitó a los participantes que acogen el 76º aniversario de la fundación del PTC y aclaró los importantes principios presentados ante el PTC para elevar su liderazgo y combatividad en todas las esferas de la revolución y la construcción de acuerdo con la exigencia de la revolución en desarrollo.

Ante todo, se refirió al propósito de esta conferencia conmemorativa organizada en ocasión del día de fundación del Partido.

En las importantes reuniones convocadas en los últimos años, se repitió la discusión detallada sobre la situación actual del Estado y el rumbo de lucha posterior y fueron asignados los deberes de corto plazo y de largo y mediano plazos y las tareas y remedios para su cumplimiento, dijo y agregó que el éxito de las labores estatales para poner en práctica las estratégicas y tácticas que sintetizan la voluntad organizativa de todo el partido depende de cómo el partido realiza su dirección acertada sobre la revolución y construcción en conjunto y cómo moviliza la inagotable fuerza de todas sus filas y todo el pueblo.

Cómo las organizaciones partidistas aceptan y ejecutan la idea revolucionaria del Comité Central del Partido y su orientación de lucha, esto decide los éxitos de cada unidad, ratificó y añadió que si se combinan orgánicamente y se incrementan tales éxitos, nuestro Partido puede manifestar su liderazgo acertado y promover con iniciativa el desarrollo vigoroso.

Enfatizó que organizó esta conferencia conmemorativa partidista con el propósito de inculcar de nuevo a los funcionarios responsables partidistas las orientaciones principales de lucha ya presentadas y acentuar los principios, el estilo y la manera de trabajo a ser mantenidos estrictamente en la actualidad.

Ante todo, enumeró las grandes proezas realizadas por nuestro partido, que tiene la historia de 76 años, la más larga de un partido en poder socialista, al orientar a la victoria la revolución coreana más ardua y complicada.

Resumió el hecho de que desde el primer día después de su fundación, nuestro partido, que echó sus raíces en la lucha revolucionaria antijaponesa, ha preparado el nacimiento del poder popular presentando las políticas con miras a construir el socialismo, y cumplido las revoluciones históricas y los transformaciones gigantescas manteniendo la línea independiente y las orientaciones estratégicas y tácticas. Y evaluó las proezas del partido que con su guía probada defendió la dignidad, el honor y el heroísmo de nuestro Estado y comprobó la vitalidad del socialismo superando las dificultades fatales nunca vistas en la historia de la humanidad.

La mayor proeza del PTC en todo el trayecto de su dirección revolucionaria es haber convertido al pueblo coreano débil que sufría los martirios nacionales en el poderoso, grandioso y excelente que forma la unidad monolítica en torno al Partido y al líder y tiene gran dignidad y facultades creadoras, subrayó y afirmó que el PTC dio siempre la prioridad a educar y agrupar a las masas populares, autores de la revolución, gracias a lo cual pudo mantener el atributo del socialismo y llevar adelante la revolución coreana aun en medio de la vorágine de la historia.

La llave de la historia victoriosa del PTC reside en haber allanado y recorrido el camino más correcto y científico de la construcción del partido, analizó y apuntó que para conducir con éxito la lucha revolucionaria y la labor constructiva hay que fortalecer el partido, Estado Mayor de la revolución, como vanguardia de acero e intensificar constantemente esta labor junto con el cambio de la época.

Recordó que desde la línea de partida, el PTC vino resolviendo originalmente el problema de construcción del partido y marchando por la órbita peculiar de su desarrollo.

El PTC definió la lucha por la independencia de las masas populares como la esencia de la lucha revolucionaria y la construcción socialista y comunista y aclaró la razón de existencia de sí mismo, organizado por el pueblo y lucha por el mismo, aseveró.

Desde este punto de vista, -prosiguió- la gran idea Juche, basada en el ideario Iminwichon (considerar al pueblo como el cielo) y la doctrina de dar primacía a las masas populares, fue definida como guía directriz del PTC y desarrollada y profundizada constantemente a la altura de la época y la revolución en desarrollo y fue determinado el máximo programa del Partido de identificar toda la sociedad según la idea Juche.

El autógrafo del Presidente Kim Il Sung dado en agosto de 1948 a los primeros graduados de la escuela central del Partido de un año refleja bien el carácter y el estilo de trabajo del PTC, recordó con emoción.

El Presidente escribió en su autógrafo que son inconcebibles las labores del partido y el Estado separados del pueblo y no apoyados en éste, señaló y añadió que estas instrucciones son una muestra intensiva de la guía y principios invariables penetrados en todo el proceso de la construcción y actividades de nuestro partido.

Al plasmar invariablemente en la construcción y actividades partidistas el principio de la idea Juche, según el cual las masas populares son autores de la revolución y la construcción y tienen las fuerzas para impulsarlas, el servicio incondicional al pueblo se ha establecido como temperamento propio del PTC que obtuvo el título de partido madre por primera vez en la historia de construcción del partido revolucionario, destacó.

En cuanto al fortalecimiento del sistema de dirección del partido, fueron invariables el principio y posición del PTC, dijo y mencionó que al aclarar que el sistema de dirección del partido basado en el centralismo democrático es en su esencia el sistema de única idea y dirección del líder sobre la revolución y la construcción y definir el establecimiento del sistema de única dirección del partido como línea principal de la construcción del partido, el PTC vino manteniendo con firmeza la posición ideo-teórica y la política posibles de superar los errores y desviaciones en este tema.

El Secretario General enumeró los éxitos relucientes alcanzados en la última década en la construcción del PTC:

Al entrar en nuevo período de sucesión y desarrollo del partido y la revolución, se dinamizó la construcción del partido para fortalecerlo como poderoso Estado Mayor de la revolución. Como resultado, se ha formalizado la idea directriz del partido como el kimilsungismo-kimjongilismo según la nueva demanda de la revolución en desarrollo y se ha reajustado plena y detalladamente la capacidad directiva y combativa del partido.

Según las medidas innovadoras destinadas a elevar la función y papel directivos del partido, se promovieron y se desarrollaron con claro motivo y dinámica todas las labores del partido y el Estado, y se mejoraron notablemente la autoridad directiva y la capacidad combativa del partido que guía el desarrollo de la revolución.

Se realizaron los trabajos para hacer selectos a los cuadros y las filas del partido, se hicieron evidentes los deberes de las organizaciones partidistas de todos los niveles desde el Comité Central del Partido hasta sus comités primarias y sus células, y se dinamizó el establecimiento del ordenado sistema de trabajo y la disciplina más firme en todo el partido.

Con motivo del VIII Congreso del Partido, fueron enmendados sus Estatutos, norma principal de la construcción y actividades del partido, de acuerdo con la demanda de la revolución en desarrollo y los principios de la construcción del partido de tipo jucheano. Y se pusieron de relieve el atributo y el carácter popular del PTC en la lucha por establecer el servicio abnegado al pueblo como estilo partidista revolucionario.

Al dar firme continuidad a la autóctona idea y hazañas del Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il en materia de la construcción del partido, el PTC estableció el firme sistema y cimiento posibles de elevar su liderazgo manteniendo su carácter y naturaleza como auténtico servidor al pueblo y Estado Mayor combativo, que conduce la causa revolucionaria del Juche sin vacilación alguna ante las vicisitudes de toda índole. He aquí el éxito admirable alcanzado en el último decenio en la construcción del partido.

El Secretario General dijo que a nuestro partido incumbe la tarea de la época de hacerse más sano y poderoso acorde a la actual situación revolucionaria, y analizó las circunstancias subjetivas y objetivas de la revolución coreana, que tropieza con las múltiples dificultades sin precedentes, y la importancia de la implementación estricta de importantes tareas políticas indicadas por el partido en su Congreso y en las importantes reuniones partidistas y estatales a fin de superarlas con osadía.

Exigen el exacto plan de desarrollo y la garantía científica las ambiciosas metas destinadas a arreglar y desarrollar generalmente la economía estatal, señaló y apuntó que el único remedio para alcanzar en la situación rigurosa las importantes tareas nunca vistas es lograr la unidad de todo el partido y orientar la dirección partidista al único rumbo según la línea y principios de lucha presentados por el Comité Central del Partido.

Podemos cumplir las tareas presentadas por el partido y el gobierno cuando se movilicen las organizaciones partidistas y las masas populares, acotó y añadió que se hará más rápido nuestro avance y se adelantará más el futuro maravilloso deseado tanto por nuestro pueblo si todas unidades desde las centrales hasta las locales cumplen sustancialmente el deber revolucionario asumido a sí mismas.

Indicó las tareas importantes que corresponden a las organizaciones partidistas y sus funcionarios responsables para impulsar enérgicamente el nuevo desarrollo de la construcción socialista, al mejorar e intensificar la labor partidista calando a fondo la línea principal y orientación de lucha del Comité Central del Partido y el gobierno de la República.

Subrayó la necesidad de seguir profundizando el trabajo para establecer el sistema de dirección única del CC del Partido, poderío irresistible e invencible del PTC.

El establecimiento del sistema de la dirección única en todo el partido constituye un éxito político más noble logrado por nuestro partido en la lucha ardua y severa, señaló y puntualizó que es inagotable y capaz de superar todas las adversidades y desafíos la fuerza del PTC que tiene el inconmovible centro de dirección y unidad, asegura la unificación de la ideología y dirección y cuenta con la unidad monolítica de todo el pueblo en torno a su Comité Central.

Refirió que ya en la década de 1960, nuestro partido vino intensificando como una tarea primordial de la construcción partidista el fortalecimiento del sistema de la dirección única del partido según la clarividencia genial y dirección probada de los grandes líderes antecesores y mencionó que no se puede pensar al margen de ese sistema sobre el prestigio y dignidad elevados de nuestro partido y nuestro Estado, que lanzan sus brillos a todo el mundo, ni todas las victorias increíbles logradas por nuestro pueblo en la construcción socialista y la defensa del socialismo. He aquí el atajo para lograr la prosperidad y desarrollo de nuestro Estado y conducir a decenas de millones de habitantes a la felicidad, enfatizó.

Aclaró que establecer estrictamente y defender ese sistema que significa la dignidad y el poderío del partido y el Estado, considerándolo como la vida, deviene el deber sagrado y merecido de todas las organizaciones y militantes partidistas y todos los ciudadanos del país.

La meta ideal del trabajo para establecer el sistema aludido es hacer a todo el partido y toda la sociedad formar un ente con una cabeza y un cuerpo, es decir, un organismo vivo que comparte la idea, el propósito y las acciones con el CC del Partido, hizo énfasis y enumeró los importantes problemas para hacer a las organizaciones y los funcionarios responsables del partido prestar atención primordial a esta labor teniendo presente la demanda actual para el respecto.

Para mejorar e intensificar la labor partidista en la actualidad es importante concentrarse en el trabajo interno del partido, enseñó.

El trabajo interno del partido es una labor para consolidar el partido en lo ideológico y organizativo y agrupar a amplias masas populares en torno al partido y está relacionado directamente con el destino del partido y la revolución, ratificó y añadió que la actual situación subjetiva y objetiva y las enormes tareas de lucha que nos incumben exigen elevar por todos los medios la capacidad directiva y combativa del partido prestando atención al trabajo interno partidista.

Detalló los principios a ser mantenidos en el trabajo de las organizaciones partidistas, entre otros, el de fortalecer las filas de cuadros concentrando las fuerzas en el trabajo interno del partido de acuerdo con el cambio de la época y la realidad en desarrollo, el de convertir las filas partidistas en las selectas e intensificar la organización y dirección sobre la vida partidista de los militantes, el de esmerarse en el trabajo con las masas populares conforme al cambio del ambiente y a la psicología de la gente, el de intensificar el control y la inspección, y el de prestar atención a la inspección y dirección partidistas.

Luego, el Secretario General insistió en la necesidad de mejorar e intensificar la labor ideológica de las organizaciones partidistas y sus funcionarios responsables.

La construcción ideológica deviene un requisito prioritario para la existencia y el fortalecimiento del PTC y una garantía fundamental para realizar la dirección política sobre la revolución y la construcción, afirmó.

Continuó que la ideología es el arma más poderosa y única para la revolución coreana que debe marchar por el camino inexplorado y cumplir con sus propias fuerzas la gran empresa por el país próspero y el ejército poderoso.

La mejora y la intensificación de la labor ideológica se presentan como una demanda más imprescindible en la actualidad en que se ve un gran cambio en la conciencia de las personas y en el ambiente social, dijo y agregó que en los últimos años, la primacía a las masas populares se ha convertido en el estilo partidista, estatal y social y se abre la era de dar primacía a nuestro Estado, gracias a lo cual se aumentan la fidelidad, el orgullo y el fervor patriótico de los habitantes.

La labor ideológica es el núcleo de la labor partidista a que debemos dedicar mayor esfuerzo con mucho aprecio y no hay límite en elevar su poderío, precisó.

Puntualizó que las organizaciones partidistas y sus funcionarios responsables deben analizar rigurosamente la situación de la labor ideológica de su sector y unidad y tomar las medidas decisivas para mejorarla.

La demanda principal de la labor ideológica del partido es preparar a todos los integrantes de la sociedad como verdaderos súbditos y fervientes patriotas armados con la idea revolucionaria del Comité Central del Partido y al mismo tiempo, seguir intensificando ininterrumpidamente la labor ideológica y renovarla constantemente conforme a la demanda de la época y la revolución en desarrollo, indicó.

A partir de la demanda principal de la labor ideológica del partido, la tarea más importante es fomentar enérgicamente la identificación de todo el partido y toda la sociedad con la idea revolucionaria del Comité Central del Partido, señaló y añadió que las organizaciones y funcionarios responsables del partido deben establecer e intensificar el ambiente de estudio para armar con firmeza a los militantes partidistas y trabajadores con la idea revolucionaria del Comité Central del Partido.

Dio énfasis en el tema de cumplir la tarea aludida en combinación con la lucha práctica por la implementación de las políticas partidistas, el de desarrollar con profundidad y constancia el trabajo de comunicar y explicar a tiempo y con exactitud desde el centro hasta las filiales terminales las políticas y orientaciones partidistas presentadas a cada momento, el de educar a todos los militantes partidistas y trabajadores para que la idea revolucionaria del Comité Central del Partido se haga su firme credo y pauta absoluta de todos sus pensamientos y actividades, y el de realizar sustancialmente la educación en los cinto puntos.

Diciendo que el socialismo se considera como nuestra vida y futuro, enfatizó la necesidad de prestar atención a la educación en la convicción socialista.

Instruyó la importancia de explicar y propagar a base de los principios la justeza y la invencibilidad de la causa socialista y el carácter reaccionario del capitalismo y lo inevitable de su arruinamiento, desarrollar en las organizaciones partidistas los trabajos útiles para el fomento del bienestar de los trabajadores de sus regiones y sus unidades para que ellos puedan sentir de corazón la gratitud del régimen socialista, y poner en pleno juego el noble espíritu y temperamento colectivistas concentrando las fuerzas en la educación sobre la superioridad y vitalidad del colectivismo propio en la sociedad socialista coreana.

Una de las importantes tareas en la labor ideológica de nuestro partido es mantener el Movimiento por la Bandera Roja de las Tres Revoluciones como poderoso movimiento masivo que impulse la construcción socialista y el desarrollo de cada unidad, apuntó.

El movimiento aludido de forma más elevada se desarrolla bajo la guía directa de las organizaciones partidistas, razón por la cual los departamentos de propaganda y agitación de los comités partidistas de todos los niveles encargados de este movimiento deben trazar los planes detallados y las correctas medidas de ejecución para desarrollarlo en alto nivel conforme a la demanda de la época e intensificar constantemente la dirección sobre las unidades inferiores, de modo que se desplieguen las tres revoluciones en todo el país, precisó.

El Secretario General presentó algunas tareas para dinamizar la labor ideológica del partido.

Aclaró los problemas generales para el avance de la labor ideológica del partido tales como el de buscar y aplicar activamente en las organizaciones partidistas nuevas e innovadoras formas y métodos de trabajo ideológico convenientes al sentimiento ideológico y aspiración del pueblo, a la tendencia de la época en desarrollo y a las condiciones concretas y características de sus regiones y unidades, el de poner en pleno juego el poderío de las fuerzas y medios de propaganda y agitación, el de hacer avivar cuanto antes nuevas llamas de la revolución a la rama de cultura y arte que hace un rol importante en educar a las masas y darles la pasión revolucionaria, y el de elevar el papel de los funcionarios profesionales de propaganda del partido y los propagandistas básicos.

El Secretario General hizo hincapié en mejorar y fortalecer la dirección partidista sobre las labores administrativas y económicas.

Todos los funcionarios responsables del partido deben reconocer que la situación de sus sectores y unidades es una muestra del nivel y capacidad directivos de sí mismos y su organización partidista y hacer ingentes esfuerzos por traer una mejora considerable en la dirección partidista sobre las labores administrativas y económicas, enseñó y prosiguió:

Lo fundamental en esa empresa es mantener firme e invariablemente el principio de la orientación política. Para dirigir las labores económicas de las unidades correspondientes, las organizaciones partidistas han de jugar un rol de timón y para ese fin es necesario gestionar correctamente los comités del partido e intensificar la consulta y dirección colectivas.

El factor principal que decide el éxito o fracaso de la labor económica es la mentalidad de las masas y la ciencia y técnica. A las organizaciones y funcionarios partidistas les atañe la tarea de incitar el entusiasmo de los trabajadores y aumentar su propio potencial científico-técnico manteniendo el principio de anteponer la labor política en el cumplimiento de las tareas económicas y, al mismo tiempo, esmerarse en la labor de intendencia.

Para la implementación de la política económica del partido, deben elevar su papal las organizaciones partidistas de los ministerios y órganos centrales y arreciar la dirección partidista de las organizaciones y funcionarios partidistas, en particular, los secretarios responsables de los comités provinciales, urbanos y distritales del partido sobre las instituciones judiciales.

El Secretario General mencionó que las organizaciones del partido y los funcionarios responsables partidistas deben hacer bien la dirección partidista sobre las entidades de masas teniendo presente que es un componente importante de la labor ideológica.

Señaló que las organizaciones partidistas y sus funcionarios responsables deben enfocarse en la labor directiva para hacer que las entidades de masas sean fieles a su misión de hacer la educación ideológica, formar bien las filas de sus funcionarios y ayudarles en todos los aspectos para que esas entidades cumplan con su deber como organización política fiel al partido.

El Secretario General demandó a todos los funcionarios responsables del partido que mantengan el modo de trabajo revolucionario, combativo y sano y ponerlo en pleno juego a fin de mejorar y reforzar la labor partidista.

El tema de cómo ejecutar correctamente la línea y políticas del partido depende totalmente de cómo los funcionarios partidistas las aceptan y con qué temperamento y estilo de lucha trabajan, acotó. Continuó que el partido exige a los funcionarios partidistas que renueven el modo de lucha, el temperamento revolucionario y la manera de trabajo en su empresa por materializar el programa de lucha, líneas y políticas orientadas a la nueva victoria de la construcción socialista.

Se refirió a los temas de armarse los funcionarios responsables del partido con la idea revolucionaria del CC del Partido y las políticas partidistas y elevar su conciencia política, acostumbrarse a materializar incondicional y cabalmente las políticas del partido, poner en práctica los tradicionales métodos de trabajo a nuestro estilo cuyo poderío se ha confirmado en la lucha por el fortalecimiento del partido y el avance victorioso de la revolución, mantener el carácter popular en la labor partidista y poseer los sanos rasgos morales.

Dijo en tono encarecido que la idea y políticas de nuestro partido, que es una organización política-madre y servidor al pueblo que existe por el pueblo y sirve de modo absoluto e incondicional por éste, se transmiten al pueblo a través de las organizaciones y funcionarios partidistas y que las cualidades de los funcionarios partidistas dejan conocer la dignidad, la autoridad y el aspecto del partido.

Recalcó que los funcionarios responsables del partido deben ser modelos en mantener el carácter popular del partido y realizar la política de dar prioridad a las masas populares. E instruyó organizar bien los trabajos a favor del interés y comodidad del pueblo y tratar todos los problemas surgidos en la posición del pueblo y en el principio de asegurar su comodidad.

Aseveró que sólo los funcionarios partidistas, que buscan nueva tarea provechosa para el pueblo en las palabras ligeras de la gente, se esfuerzan por solucionar los problemas de solución urgente y comparten las alegrías y penas con las masas, pueden alcanzar éxitos en su trabajo. Acotó que nuestro partido exige siempre que los funcionarios partidistas lleven una vida honesta sin desear el privilegio.

Para el PTC que sirve para el pueblo es intolerable en ningún caso la conducta que perjudica el interés del pueblo y separa el partido de las masas populares, criticó e insistió en ponerse alerta sobre las desviaciones detectadas en la labor partidista.

Los funcionarios responsables partidistas deben respetar a la población y rebajarse con nobles rasgos morales, dijo y agregó que el Comité Central del Partido exige que los funcionarios partidistas sean los revolucionarios firmes en la ideología y dotados de mejores rasgos morales.

Cuidarse de la vanagloria y egolatría, fomentar el remordimiento y reflexión, y hacer siempre preocupación y esfuerzos, resultan un buen remedio para prevenir la corrupción de los funcionarios y promover el desarrollo de su trabajo, señaló.

No se corrompe un funcionario partidista que hace balance diario de su trabajo preguntándose con mucha exigencia consigo sobre el cumplimiento de su plan diario y los defectos en su trabajo y su conducta, enseñó.

En particular, -continuó- los funcionarios de alto rango deben ser exigentes consigo y autoeducarse constantemente.

Los funcionarios responsables partidistas deben ser ejemplares en elevar el concepto sobre las organizaciones partidistas, participar a plena consciencia en la vida partidista y tratar con respeto a las organizaciones partidistas, mencionó.

El Secretario General destacó la importancia de elevar el papel de los departamentos del Comité Central del Partido, diciendo que la dirección del CC del Partido se realiza por sus departamentos y depende del cumplimiento de su misión el papel directivo del Partido.

Volvió a exponer la decisión y voluntad del PTC de levantar una potencia socialista admirada por todo el mundo, al hacer el período del Plan Quinquenal, establecido por el VIII Congreso del Partido, de un lustro eficiente y de grandes cambios en revitalizar la economía nacional y resolver el problema de alimentos, vestidura y viviendas de la población, y desarrollar consecutivamente las operaciones de etapas posteriores.

La garantía fundamental para cumplir lo más pronto posible esta empresa sagrada está en elevar extraordinariamente la capacidad directiva y combativa del partido, fuerza orientadora de la revolución, y en concreto, depende del papel de los funcionarios responsables de los comités partidistas a todos los niveles, acentuó.

Recalcó que todos los participantes deben ser auténticos funcionarios partidistas que sientan el orgullo y dignidad en sus fatigas, busquen su felicidad en las risas de la población, se aflijan por la mínima incomodidad del pueblo y consideren como su obligación moral y gloria responder a la esperanza del pueblo, guardando la convicción incondicional sobre nuestra causa.

Nuestro partido tiene la confianza valiosa de todos los habitantes, fuerza inquebrantable, y la gran unidad monolítica, subrayó y exhortó fervientemente a dedicar toda la inteligencia y pasión por lograr el desarrollo vertiginoso de la construcción socialista, guiada y estimulada por el invicto Kimilsungismo y Kimjongilismo, y por adelantar la gran era en que se realizarán los ideales y deseos del pueblo.

El discurso histórico del Secretario General servirá de inmortal programa de gran relevancia para desarrollar más la construcción, las actividades y las labores generales del partido conforme a la exigencia de la nueva época de gran potencia próspera que sale victoriosa dando primacía a las masas populares y llevar adelante la construcción del socialismo al estilo coreano.

Embajada de la República Popular Democrática de Corea en Venezuela

Ana Teresa Delgado de Marin

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No dejes de leer x

Share via
Copy link
Powered by Social Snap